Málaga Valley y Marca España unen sus esfuerzos en el campo de la promoción

Participantes en la reunión de presidentes del Club, en el camino desde el Ayuntamiento hasta el Cine Albéniz. /
Participantes en la reunión de presidentes del Club, en el camino desde el Ayuntamiento hasta el Cine Albéniz.

La decimoséptima reunión de presidentes del Club se centra en analizar los puntos fuertes y débiles de la imagen internacional del país

NURIA TRIGUERO

Ambas iniciativas se mueven en el difuso mundo de los intangibles. Reputación, influencia, imagen, marca... son los conceptos con los que trabajan tanto Marca España (la línea de trabajo impulsada por el Gobierno para reforzar la imagen exterior del país) como Málaga Valley. Ayer los dos proyectos dieron el primer paso para caminar de la mano en esa labor de promoción internacional que comparten. El director de la Oficina del Alto Comisionado de la Marca España, Carlos Espinosa de los Monteros, anunció en la decimoséptima reunión de presidentes del Club que utilizará en sus acciones promocionales y su página web a Málaga Valley como ejemplo de ubicación española en la que se ha creado un ecosistema de innovación para atraer inversiones tecnológicas.

El presidente del Club Málaga Valley, Javier Cremades, incidió en que ambas marcas son «aliadas» y que a partir de ahora se establecerán cauces de colaboración para «fortalecernos mutuamente». Por su parte, el alcalde, Francisco de la Torre, declaró que la sinergia entre la Marca España y Málaga Valley «es muy natural», ya que «si nosotros trabajamos bien, reforzamos la marca España, y si ellos trabajan bien, nos ayudan a nosotros».

Espinosa de los Monteros fue el principal protagonista de la reunión de presidentes del Club Málaga Valley, desgranando en su ponencia los puntos fuertes y débiles de la imagen de España. Una imagen que, según los estudios realizados por el Alto Comisionado, es «buena o muy buena» en los países del G-20, Oriente Medio, Europa del Este y Latinoamérica; pero «casi inexistente» en Asia, donde sólo se conoce a España por sus éxitos deportivos. Sólo hay un país donde esa imagen es «claramente negativa»: España. El que fuera presidente de Iberia y Mercedes Benz España insistió en la idea de que los españoles no son conscientes de «lo mucho que se ha desarrollado su país», que hoy es «un referente» en ámbitos como las infraestructuras, la gastronomía y la moda. «Los españoles han perdido, si es que alguna vez la tuvieron, esa buena imagen y ese orgullo que la mayoría de países tienen de sí mismos. Y es algo que cuesta recuperar», afirmó.

El director de Marca España desgranó los atributos a los que se pretende asociar España en el horizonte 2020: el binomio tradición-modernidad, el de solidez-solidaridad, el tener lazos a la vez con Europa y América, la diversidad y la fiabilidad. Y reconoció que el más difícil de lograr es el último, dado que ahí «tenemos un déficit los países latinos».

En este sentido, destacó que Málaga Valley «es una iniciativa que precisamente transmite esta imagen: la un país moderno, donde se pueden fabricar productos que no tengan nada que envidiar». También señaló el debe: «A la marca Málaga le falta antigüedad, publicidad y un mayor prestigio de su Universidad», afirmó. Javier Cremades coincidió con él en que «Málaga ha dado pasos de gigante, pero tiene que seguir trabajando», mencionando la necesidad de que la UMA siga creciendo «con ambición» y de continuar atrayendo startups o capital para startups.

La breve intervención de Conchita Galdón, responsable del Espacio de Emprendimiento e Innovación de IE Business School, incidió en la necesidad que tiene Málaga de «importar emprendedores» y brindó un llamativo concepto: startup paradise (paraíso para empresas emergentes), que ya usa Hawai. «Si tienes sol, playa, cervezas, Internet e infraestructuras de transporte... ¡eres un startup paradise, aprovéchalo!», exclamó.

El director internacional de Indra, Íñigo de Palacio, añadió que si su compañía ha elegido Málaga para tener un centro de desarrollo de software con 400 empleados es porque «aquí se encuentra talento». El director del PTA, Felipe Romera, confirmó que ahora son empresas medianas de países europeos las que están tomando el relevo de las multinacionales para implantarse en la tecnópolis, con el ahorro de costes y la calidad de vida como principales razones. «Nos faltan los emprendedores, esperemos que sean los siguientes», afirmó. Finalmente, José Vicente Astorga, adjunto a la dirección de Diario SUR, habló de Málaga Valley como nuevo capítulo en la «historia de éxito de la Costa del Sol».