El alcalde cree que la libertad horaria serviría para crear una oferta comercial más potente

La medida de la Junta deja fuera a cuatro centros comerciales del Centro. /
La medida de la Junta deja fuera a cuatro centros comerciales del Centro.

De la Torre se muestra feliz tras conocer la sentencia del TSJA que anula las restricciones impuestas por el gobierno andaluz

JUAN SOTOMálaga

La anulación de las restricciones a la libertad horaria comercial en el Centro de Málaga han llenado de argumentos al alcalde para defender su propuesta de ciudad. Tras conocer la resolución del TSJA que rechaza los límites establecidos por la Junta de Andalucía, Francisco de la Torre aseguró ayer que esta liberación serviría «para crear una oferta comercial más potente».

El regidor recordó que el Ayuntamiento nunca ha planteado la libertad en toda la ciudad, sino en «un espacio de llegada de visitantes, con lugares como la estaciones de trenes y de autobuses». A su juicio, que los comercios de estas zonas pudieran abrir todos los días crearía «una capacidad de oferta comercial más potente que es buena para todos, también para el pequeño y mediano comercio en la medida en que se convierte en un elemento más capaz de atraer visitantes».

De la Torre, que espera que la sentencia tenga los efectos positivos deseados, consideró fundamental reforzar la afluencia turística actual «con una mayor oferta cultural, de servicios gastronómicos y de servicios comerciales no solo los días laborables, sino con más libertad para poder abrir. Es un elemento dinamizador para una ciudad que quiere tener turismo todos los días del año», avanzó.

Como no podía ser de otra forma, la sentencia del alto tribunal andaluz que ha tumbado la medida al considerar que no estaba justificada la exclusión de la zona oeste de la capital como área de gran afluencia turística no ha sentado bien en la Junta de Andalucía. El delegado provincial de Comercio en Málaga, Manuel García Peláez, se mostró sorprendido tras conocer la noticia. Aunque aseguró que aún no les habían notificado la sentencia, consideró extraño que el Ayuntamiento hubiera recurrido la zona de gran afluencia turística cuando previamente no había presentado otra alternativa. «Nosotros, este año, hemos vuelto a presentar el documento de oficio porque no habíamos recibido ninguna propuesta concreta», dijo.

El planteamiento de la Junta que ahora ha tumbado el TSJA circunscribe la zona de apertura al Centro Histórico, La Victoria, La Malagueta y el centro comercial del Muelle Uno, dejando fuera la margen oeste del Guadalmedina y, por tanto, a cuatro grandes superficies comerciales (El Corte Inglés, Málaga Plaza, Larios Centro y Vialia). Además, esta limitación también es temporal, ya que los negocios situados dentro de la zona de gran afluencia turística sólo pueden abrir de lunes a domingo en Semana Santa y durante el mes de agosto. El resto del año se tienen que ceñir a la normativa vigente.

Sobre esta propuesta, García Peláez entiende que es la mejor porque «defiende el equilibrio entre los diferentes formatos comerciales». Según sus palabras, el Ayuntamiento «prioriza a las grandes superficies» y ellos deben mirar por todos los modelos. Es más, recuerda que ellos no se oponen a que abran los comercios en la margen oeste del río «porque allí pueden hacerlo los negocios de menos de 300 metros cuadrados».