La falta de enfermeros eleva la tensión y pone a Carlos Haya en una situación límite

Todas las unidades del centro hospitalario sufren la carencia de personal por la restricción en las contrataciones

ÁNGEL ESCALERAMálaga

El vaticinio de que noviembre se presentaba con negros nubarrones para las contrataciones sanitarias se ha cumplido. En el caso de Carlos Haya, las aguas bajan cada vez más revueltas. La falta de profesionales de enfermería que sufren todas las unidades han elevado la tensión y el malestar y han puesto al hospital en una situación límite, reconocieron ayer a este periódico varias fuentes consultadas. La solución a esa crisis pasa por abrir el grifo de las contrataciones y, de ese modo, cubrir los huecos que hay en los distintos servicios hospitalarios. Sin embargo, los contratos brillan por su ausencia o se hacen a cuentagotas. La autorización de las contrataciones debe darla el SAS en Sevilla. Sin ese permiso, la gerencia de Carlos Haya se ve con las manos atadas, señalaron las fuentes citadas, que pronosticaron un final de año muy peliagudo.

El escollo que deben salvar tanto el gerente del Hospital Regional Carlos Haya, José Luis Doña, como el director de enfermería, Cipriano Viñas, es económico. Las arcas de la sanidad pública andaluza andan muy cortas de efectivos, por lo que el SAS mira con lupa cualquier petición de nuevos contratos. Si se tiene en cuenta que este es el tercer año de recortes continuados en los hospitales y que el presupuesto que se destina a nuevas incorporaciones de personal está agotado, el panorama que se observa es oscuro como boca de lobo.

Tónica predominante

La falta de enfermeros no es algo que afecte solo a las urgencias de Carlos Haya (en este servicio la amenaza de una huelga obligó al SAS a hacer contrataciones en las dos últimas semanas), sino que es la tónica predominante en todas las unidades, manifestó ayer a este periódico el presidente de la junta de personal de Carlos Haya, Juan Antonio Torres (CC OO). «La situación que se vive en el hospital es muy difícil. El personal de enfermería ya no puede seguir así por más tiempo. Esto reventará en cualquier momento como no se contrate a los profesionales que hacen falta para cubrir los numerosos huecos que hay», afirmó Torres.

Los supervisores de enfermería de Carlos Haya se enfrentan a diario a la dificultad de garantizar la prestación de la asistencia a los pacientes contando con menos profesionales de los indispensables. «Los supervisores no saben qué medidas tomar para frenar los continuos problemas que surgen. Ellos están al pie del cañón y soy conscientes de las carencias que hay», señaló el delegado del Sindicato de Enfermería (Satse) en Carlos Haya, José María de la Rosa. El sindicalista puso como ejemplo de la escasez de personal que el lunes se llevó a cabo una operación que duró trece horas (de ocho de la mañana a nueve de la noche) sin que en todo ese tiempo se hiciese un relevo de los profesionales de enfermería.

Clamor interno

De la Rosa aseguró que el malestar y la tensión en el hospital por la sobrecarga de trabajo se pueden cortar a cuchillo. «Hay mucha desazón y desasosiego entre los trabajadores, que están cada vez más desanimados. Todo ello ha provocado un clamor interno de los enfermeros, desde los que ocupan puestos de base hasta los que están en cargos intermedios», indicó el delegado del Satse.

La situación, en lo que resta de año, puede ir a peor todavía si el SAS en Sevilla no atiende las demandas de contrataciones formuladas por los sindicatos del hospital.