El dueño de Mirador entrará en la cárcel el lunes por quedarse el dinero de unos pisos

Faura llegando a la Ciudad de la Justicia en una imagen de archivo./
Faura llegando a la Ciudad de la Justicia en una imagen de archivo.

El constructor y su hermano se apropiaron de casi 400.000 euros que les dieron 12 compradores de unas viviendas en Vélez que no se construyeron

ALVARO FRÍAS

El dueño del grupo Mirador, Enrique Faura, y el apoderado de la constructora, su hermano Leopoldo, entrarán en prisión este próximo lunes. Así se lo han hecho saber a través de un escrito a la Audiencia Provincial de Málaga, después de que el Tribunal Supremo (TS) ratificase que ambos se quedaron con los casi 400.000 euros que les entregaron los compradores de unas viviendas en Vélez-Málaga que finalmente no se construyeron.

Los hermanos, condenados por sendos delitos continuados de apropiación indebida, solicitaron la suspensión de la pena mientras se resuelven el recurso que han interpuesto contra la sentencia del Supremo ante el Tribunal Constitucional y la solicitud de indulto que han presentado al Gobierno. Sin embargo, la Sección Primera de la Audiencia Provincial les negó esta posibilidad y ordenó en julio su ingreso en prisión en un plazo de dos meses.

Esta resolución supuso un nuevo revés para los hermanos Faura, después de que la abogada que representa a los doce afectados en este caso, Patricia Morales, y la Fiscalía presentasen un recurso contra la sentencia de la Audiencia Provincial. Ambos consideraron que la pena impuesta al dueño del grupo Mirador y al apoderado de la constructora no se correspondía con el delito por el que han sido condenados.

Tras el recurso, el Tribunal Supremo acabó emitiendo en el pasado mes de enero una sentencia en la que amplió la condena a Enrique Faura y a su hermano Leopoldo. De esta manera, si el tribunal malagueño estableció que cada uno debía afrontar dos años de cárcel, finalmente, este tiempo se incrementó hasta los cuatro años.

En cuanto a los hechos por los que han sido penados, se considera probado que Enrique y Leopoldo Faura, como administrador único y apoderado, respectivamente, de la entidad Mirador de la Fortaleza vendieron durante los años 2004 y 2005 la promoción del mismo nombre integrada por 96 viviendas.

Los procesados no llegaron a afianzar las cantidades ni tampoco constituyeron una cuenta especial destinada al ingreso de las cantidades que le entregaron los compradores. Asimismo, las viviendas no fueron construidas al no obtener siquiera licencia de obras y tampoco devolvieron a los clientes cantidad alguna, salvo a uno de ellos.

Este comprador, tras numerosos intentos para recuperar el dinero, consiguió que Mirador le devolviera 4.500 euros, de los 25.000 que le pagó. A otro cliente, la constructora le entregó dos pagarés en concepto de devolución que resultaron impagados.

La resolución de la Sección Primera de la Audiencia de Málaga señaló que «no ha quedado debidamente acreditado» que el dinero entregado por los doce compradores fuese finalmente destinado a la promoción Mirador de la Fortaleza y añade que algunas de las letras de cambio libradas por los acusados, en algunos casos, «eran giradas a favor de otras promociones de viviendas del grupo Mirador».