Limasa intenta rebajar las quejas vecinales con brigadas de fin de semana en los barrios

Operario del servicio de limpieza viaria./
Operario del servicio de limpieza viaria.

La empresa contrata a 36 operarios eventuales para crear una docena de equipos de trabajo que repasarán las principales calles y plazas

FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

No será masiva, pero la presencia de barrenderos de Limasa en los barrios durante los fines de semana se va a ver incrementada a partir de ahora en un intento por mejorar el servicio y, de paso, dar respuestas a las continuas quejas vecinales sin olvidar que en mayo de 2015 hay elecciones municipales. La empresa de limpieza ha contratado a 36 eventuales para crear una docena de brigadas, prácticamente una por distrito, cuya labor consistirá en recorrer las principales calles y plazas de los barrios para darle un repaso con la escoba, algo que hasta ahora solo se hacía en puntos muy concretos puesto que la actividad de Limasa los fines de semana se reduce considerablemente. De hecho, los sábados únicamente está operativa un 25% de la plantilla en virtud del acuerdo que puso fin a la huelga de basura las pasadas navidades en el que, entre otras cuestiones, se estableció que los operarios de limpieza y recogida de basura deben trabajar uno de cada cuatro sábados. Unos 200 empleados que entre la limpieza del entorno de los mercados de abastos, mercadillos y el repaso habitual al Centro Histórico resultan a todas luces insuficientes cuando tiene lugar algún evento en la ciudad, ya sea una carrera urbana, un concierto o una fiesta popular.

noticias relacionados

En cuanto a los domingos, el servicio es aún más residual, ya que al margen de los 180 empleados que realizan la recogida de residuos, únicamente se dedican a labores de barrido los 78 domingueros (como se conoce a los indefinidos a tiempo parcial que trabajan domingos y festivos), aunque su radio de acción se limita a mercadillos y casco antiguo.

Actuaciones puntuales

A partir de este fin de semana, el vacío que dejan en los barrios los operarios destiandos a despejar el espacio donde se celebre algún evento será en parte cubierto por estos 36 eventuales contratados en principio hasta el 31 de octubre y que se suman a la veintena de operarios que también se han incorporado por el mismo periodo para eliminar la suciedad incrustada en las aceras. «Su labor no es un servicio ordinario. Consiste en recorrer el barrio con el camión y detenerse para limpiar los puntos que se encuentren en peor estado, prestando especial atención a las zonas de mayor afluencia», explica el concejal de Medio Ambiente, Raúl Jiménez, quien precisa que estas doce brigadas se desplegarán cada día en función de las necesidades. «Igual un fin de semana es más necesario que haya más el sábado y menos el domingo, o viceversa», apunta, además de remarcar que si se ha optado por crear equipos de tres personas en lugar de que cada uno vaya por una zona es «porque se considera que es más efectivo».

La incorporación de estos equipos de trabajo no será la única variación que se realizará en las labores de limpieza. Una vez concluida la temporada de verano, la empresa vuelve a reestructurar su servicio para adaptarse a las necesidades propias del otoño y del invierno. Aunque la intención es prolongar los baldeos en los paseos marítimos hasta noviembre, a medida que se acerquen las lluvias se irán reduciendo para destinarlos al entorno de los colegios. Como ya se hizo el año pasado, la idea es desplazar todos los sábados unos cinco camiones-cuba a los entornos escolares, de forma que cada colegio sea baldeado una vez al mes. En cuanto a los barridos, se volverán a configurar en torno a una docena de itinerarios para que cada día haya varios equipos repasando por las tardes los espacios públicos con mayor tránsito de personas.