La falta de acuerdo mantiene en el aire las prácticas de maestro

A estas alturas desconocen en qué colegios las realizarán porque ni siquiera se sabe los centros de Primaria y Secundaria que han solicitado desarrollar esta labor formativa

SUSANA ZAMORA

A menos de un mes para que los alumnos de Magisterio de la Universidad de Málaga empiecen a hacer sus prácticas laborales obligatorias (practicum), desconocen en qué colegios las realizarán porque ni siquiera se sabe los centros de Primaria y Secundaria que han solicitado desarrollar esta labor formativa.

Se trata de un trámite que suele quedar listo a finales del curso anterior para que así dé tiempo a subsanar reclamaciones. Este curso, las primeras prácticas están programadas para el 13 de octubre y aún no hay firmado un convenio entre la Consejería de Educación, Cultura y Deporte de la Junta con las universidades andaluzas que regule esa colaboración entre administraciones y que se ha visto interrumpida este año después de que la Universidad de Sevilla (US) denunciase el acuerdo anterior por incumpliento.

Firmado en 2010 y ante la crisis sobrevenida en los años siguientes, ninguna universidad ha podido hacer frente a la cláusula séptima del referido documento, en la que se establecía una compensación económica a los colegios implicados en el acuerdo. En el caso de Málaga, son más de 300 centros educativos los que cada año colaboran con la UMA en la formación de más de 2.600 alumnos de Ciencias de la Educación (Magisterio de Infantil, Primaria, Educación Social y Pedagogía) . Para su decano, José Francisco Murillo, se trata de una situación «insostenible» para las fechas en las que estamos. «El tiempo se nos ha echado encima, porque cuando les comuniquemos a los alumnos en qué colegio harán las prácticas apenas tendrán tiempo de reclamar».

La vicerrectora de Ordenación Académica de la Universidad de Málaga, María José Blanca, ha reconocido la dificultad para hacer frente a estas compensaciones económicas en un momento de grandes restricciones económicas, «en el que se ha hecho más necesaria que nunca la colaboración entre administraciones educativas». En este sentido, Blanca ha negado que haya habido nunca una reclamación de dinero por parte de los colegios, que han contado con alumnos en prácticas, pero a la vez de apoyo a la docencia.

Compensaciones

Por todo ello y ante la inminente renovación del acuerdo, la US decidió denunciarlo y empezar a negociar uno nuevo, que por el momento sigue sin formalizarse. Lo que sí se sabe ya es que no se prevén compensaciones económicas, pero sí unas contraprestaciones a los docentes implicados en el practicum de estos universitarios, como el uso de los servicios universitarios e incluso la valoración de esta labor formativa en un potencial proceso de contratación en la Universidad. A todo esto y aunque los contactos se mantienen a falta de una reunión en los próximos días, la vicerrectora de Ordenación Académica ha asegurado que mientras tanto hay un plazo (se cerró ayer martes, día 23) para que los colegios puedan solicitar ser centros colaboradores.

Por otra parte, también están pendientes de sus prácticas los 80 alumnos de tres másteres adscritos a Ciencias de la Educación que tienen una asignatura de prácticas obligatorias. Éstas se han venido regulando hasta la fecha por un acuerdo entre la delegación provincial de Educación de la Junta y la propia facultad, pero que también ha quedado suspendido a la espera de una definición del mismo por parte de la delegación.