La ampliación de los carriles bici condiciona la creación de nuevos puntos de préstamo

La estación situada en la plaza de la Marina es la que más actividad registra./
La estación situada en la plaza de la Marina es la que más actividad registra.

El Ayuntamiento proyecta una segunda fase de estaciones de alquiler, aunque la supedita al desarrollo de viales hacia El Palo, Teatinos o Cruz del Humilladero

FRANCISCO JIMÉNEZMálaga

A golpe de pedal, el sistema de préstamo de bicicletas de Málaga ha superado todas las expectativas creadas cuando se puso en marcha hace justo un año. Tanto que, una vez completada la red de 20 estaciones prevista en esta primera fase, el Ayuntamiento y la EMT ya tienen en mente la ejecución de una segunda tanda para potenciar el uso de la bici como medio de transporte. En cualquier caso, la implantación de nuevas paradas no será inmediata. Primero, porque requiere un análisis previo de todas las necesidades y demandas de nuevas ubicaciones que se están recibiendo en la ciudad antes de convocar el pertinente concurso público, pero sobre todo, porque la prioridad en estos momentos es la creación de más carriles bici. La explicación es evidente: no se pueden poner estaciones donde no hay viales específicos para las dos ruedas.

Usuarios reclaman que el servicio funcione las 24 horas

El servicio de préstamos de bicicletas está teniendo muy buena aceptación entre los malagueños, pero los usuarios proponen una serie de medidas que permitirían mejorar su funcionalidad. Principalmente, habilitar más paradas por la ciudad y que el sistema esté operativo las 24 horas del día.

Los consumidores de este servicio comentan que sería mejor ampliar las paradas por todos los puntos de la capital, incluso que haya mejor comunicación entre ellas, ya que hay mucha distancia entre una base y otra. De hecho, en otras ciudades, como Sevilla, se ha optado por estaciones más pequeñas aunque más próximas entre sí, con una distancia de unos 300 metros.

La asociación Ruedas Redondas también solicita ampliar el horario de uso, ya que según el presidente, Alonso González, limita su utilidad. En este sentido, comenta que en otras capitales como Madrid, Valencia y Sevilla la franja horaria de las bicicletas es de 24 horas. En Barcelona, el horario se extiende los fines de semanas y días festivos.

Por ello, los usuarios plantean la opción de eliminar el cierre de terminales, o al menos, una ampliación del horario. Por lo general, los usuarios se encuentran bastante satisfechos con el servicio de préstamos de bicicletas, aunque hay pequeños detalles que cambiar para poder fomentar mejor el uso sobre las dos ruedas como medio de transporte público.

En este contexto se enmarca el millón de euros que destinará el Ayuntamiento para la ampliación de la treintena kilómetros de rutas ciclistas que actualmente hay en la ciudad, cuyas obras está previsto que arranquen el próximo otoño en el marco del Plan Andaluz de la Bicicleta impulsado por la Junta para desarrollar otros 68 kilómetros. La parte que le corresponde al Consistorio, que aún está en fase de contratación, contempla la creación de unos 17 kilómetros que mejorarán las conexiones con El Palo, Teatinos y Cruz del Humilladero. Nuevos itinerarios que permitirán a los ciclistas no solo transitar por el Centro hasta la Malagueta sino también llegar a puntos de gran afluencia de personas como los polígonos Guadalhorce, El Viso y Santa Bárbara; el Palacio de Ferias; la Explanada de la Estación (donde se encuentra la estación María Zambrano y la parada del metro de El Perchel) o completar las rutas en los paseos marítimos tanto por el oeste (conectando la autovía de acceso al puerto por la calle Pacífico y Huelin) como por el este (paseo Pablo Picasso y calle Bolivia). Igualmente, también está prevista una ruta en la avenida de Valle Inclán hasta el puente del Mediterráneo, un eje que enlace el camino de Antequera (avenidas Lope de Vega y Lope de Rueda) con la zona de Torre Atalaya y Soliva, otro que recorrerá el entorno de Camino de Suárez y otra gran arteria que discurrirá por la avenida Ortega y Gasset hasta la avenida de la Aurora.

Buena acogida

«Queremos empezar a construir estos carriles en septiembre. A partir de ahí, evaluaremos lo que tenemos y realizaremos un estudio de necesidades para seguir extendiendo el sistema de préstamo de bicis», afirma el concejal de Movilidad, Raúl López, quien califica de «muy positivo» el balance de este primer año. Los números le avalan. La iniciativa cuenta ya con 17.000 usuarios registrados, una cifra que aumenta cada día a un ritmo de medio centenar de nuevas inscripciones a través de la página web de la EMT (www.emtmalaga.es), donde basta con cumplimentar un formulario y asociar la cuenta a la tarjeta bus para poder desbloquear las bicicletas. En este segundo año, el sistema seguirá siendo gratuito, teniendo que abonar únicamente cinco euros en concepto de seguro de responsabilidad civil y accidentes. A partir del tercero, habrá que añadirle otros 20 euros anuales.

Aunque el número de inscritos reflejan la buena acogida que está teniendo el sistema, el indicador que más valoran en el Área de Movilidad es el índice de rotación de cada una de las 400 bicis que están operativas, con una media de ocho usos diarios. Como referencia se puede tomar Sevilla, donde este servicio funciona desde 2007 y se contabilizan siete préstamos diarios por unidad.

La mayoría de los préstamos se realizan de lunes a viernes, que es lo que se persigue para sustituir al coche a la hora de moverse por la ciudad para realizar alguna gestión o ir al trabajo y no tanto para pasear. De ahí que el uso solo sea gratuito durante la primera media hora para fomentar la rotación, de forma que el usuario coja la bici en una estación y la entregue en la parada más próxima a su destino en esos 30 minutos de margen (el 98% de los usuarios se ajustan a este horario). A partir de esa franja, se cobrarán 0,017 euros por cada minuto de más (0,51 la media hora). Si se exceden los tiempos estimados, se establece una semana de penalización para quien devuelva la bici entre la segunda y la cuarta hora; y un mes para el que tarde más. En el supuesto de desaparición del vehículo, se exige el pago de 150 euros.