El Sindicato de Estudiantes denuncia que grupos de extrema derecha han intentado irrumpir en su sede

La organización ha resaltado que tanto la Policía Nacional como la Subdelegación de Gobierno saben “quiénes son y cómo operan”

CAROLINA JIMÉNEZ

El Sindicato de Estudiantes, apoyado por otras organizaciones de izquierda como UGT, Juventudes Comunistas, PCE , IU y PSOE, ha convocado una rueda de prensa esta mañana para denunciar el incremento de agresiones, amenazas y coacciones a las que llevan asistiendo los últimos meses por parte de ciertos grupos de ultraderecha.

Según afirman en su manifiesto, las acciones violentas que provocan estas bandas, atentan contra una serie de derechos básicos tales como el de reunión, asociación y libre expresión, mediante una campaña de acoso y persecución en la que no faltan las amenazas e intentos de agresión a sus militantes y portavoces.

El último episodio tuvo lugar el pasado sábado 14 de junio. Presuntamente alrededor de una veintena de neonazis trataron de irrumpir en la sede del sindicato a cara descubierta y destrozando el cartel luminoso que se encuentra en el exterior entre gritos, insultos y amenazas. Además, llenaron la fachada de pegatinas en las que se caricaturizaba al representante del movimiento estudiantil y otras que ensalzaban la figura de Hitler, colgando posteriormente las imágenes en las redes sociales, ha asegurado Rubén Fernández, portavoz de la asociación.

Desde el Sindicato de Estudiantes afirman que estos fascistas pretenden evitar la lucha contra los desahucios y los recortes contra la Sanidad y la Educación pública, a través de la violencia porque saben que tienen total impunidad, ya que según afirma Fernández, tanto la Policía Nacional como la Subdelegación de Gobierno saben cómo operan y quiénes son, destacando que muchos de estos mamporreros pertenecen al Frente Boquerón. Por ello, y tras haber efectuado las denuncias pertinentes, aseguran que cualquier nueva agresión será culpa de las administraciones que no han respondido ante la demanda de reunión que hemos solicitado.

Campaña de represalias

Desde su punto de vista, estos hechos se encuentran enmarcados en una campaña de represalias a raíz de una serie de detenciones de los radicales que han tenido lugar durante manifestaciones estudiantiles en distintos puntos del país. Por ello solicitan sanciones y aseguran que no tienen miedo, a pesar de que asumen que son un grupo amplio (más de 120), organizado y se sienten bastante fuertes.

Para concluir, José Martín, integrante de la izquierda socialista del PSOE de Málaga y de la Unidad contra el fascismo, ha declarado sentirse en la misma situación persecutoria que durante la Transición, afirmando que todo el movimiento obrero está en el punto de mira y destacando la gravedad del asunto. Ellos son los enemigos sustanciales del sistema y están siendo tolerados. Si el Gobierno no toma cartas en el asunto convocaremos una campaña masiva contra esta agresión a la libertad, ha sentenciado.