Salvini quiere los centros para inmigrantes en Libia

En un viaje relámpago a Trípoli, niega que los indocumentados sufran torturas y acusa a las ONG de ser «cómplices de los traficantes»

DARÍO MENOR ROMA.

El domingo hubo baile en la playa de Pozzallo, un pueblo de la punta más meridional de Sicilia. Con el bañador puesto, la música a tope y el agua hasta las rodillas, los bañistas se pusieron a quemar calorías haciendo ejercicio. Lo pasaban en grande mientras a lo lejos, a unas tres millas de la costa, se divisaba la silueta de un barco. Era el carguero danés 'Alexander Maersk', que lleva desde el viernes con el ancla echada a la espera de que alguien le diga dónde podrá desembarcar a los 110 inmigrantes que socorrió cuando navegaba por el Mediterráneo central.

En la misma situación está la nave de la ONG Lifeline, con más de 200 indocumentados a bordo y que, según Matteo Salvini, ministro del Interior, haría bien en llevárselos hasta Marsella para darle así la oportunidad al presidente francés, Emmanuel Macron, de demostrar esa solidaridad que le afea a Italia por cerrar sus puertos a los barcos de las ONG que operan en el Canal de Sicilia.

Salvini se reafirmó en esta posición tras su vuelta de Libia, donde realizó ayer un viaje relámpago para analizar la situación con el viceprimer ministro del país norteafricano, Ahmed Maitig, miembro del Ejecutivo sostenido por la ONU para tratar de superar el caos y la caída Gadafi en 2011. «Hemos propuesto centros de acogida en la frontera del sur de Libia para evitar que Trípoli se convierta en un embudo como es Italia», dijo el ministro del Interior italiano, que se manifestó contrario a la propuesta barajada en la 'minicumbre' europea del domingo de instalar esos centros en Italia o España.

Salvini no mostró preocupación alguna por la situación de los indocumentados en el país norteafricano, donde se cometen abusos de todo tipo, y explicó que había visitado un campo de acogida «de vanguardia» aún en construcción. «Hay que desmontar la retórica según la cual en Libia se tortura y no se respetan los derechos humanos», dijo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos