A los Churchill les birlan el retrete de oro de Cattelan

Inodoro de oro robado en el Palacio de Blenheim. / Foto: AFP / Vídeo: ATLAS

La obra del provocador artista italiano, valorada por él mismo en cinco millones de euros, se exponía en el palacio inglés de Blenheim

Miguel Lorenci
MIGUEL LORENCIMadrid

Es de oro macizo de 18 quilates, vale unos cinco millones euros y funcionaba a la perfección hasta que los cacos lo robaron del palacio de Blenheim, en Oxfordshire, la residencia natal de Winston Churchill. Allí brillaba y daba servicio 'América', el áureo retrete de pomposo nombre que la policía busca con denuedo. Lo hace tras detener a un varón de 66 años en relación con el robo de la escatológica pieza del provocador artista italiano Maurizio Cattelan, que se había expuesto antes en el Guggenheim de Nueva York, donde 100.000 personas utilizaron el dorado váter.

El retrete se instaló en Blenheim como parte de la exposición 'La victoria no es una opción', inaugurada el jueves pasado y en cartel hasta el 27 de octubre. Pero los ladrones corrieron para birlarlo del señorial y británico palacio, cerrado este domingo a cal y canto mientras la policía busca pistas. Un portavoz aseguró que Cattelan valora en más de cinco millones de dólares el inodoro al que bautizó como 'América'. Otras valoraciones hablan de algo más un millón de euros.

La policía de Thames Valley recibió el sábado la denuncia del robo y sabe que los ladrones abandonaron en dos coches la noble residencia con su dorado botín poco antes de las cinco de la mañana. El inodoro estaba en uso y conectado a la red de cañerías de edificio. Al arrancarlo, los ladrones «causaron graves daños e inundaciones», precisó la inspectora de policía Jess Milne.

'América', que se exhibió y usó por primera vez en 2016 en Nueva York, se instaló esta vez en un cuarto anejo a la estancia en la que nació Churchill. Se publicitó asegurando que el retrete de Cattelan es «una crítica a las desigualdades sociales, políticas y económicas en Estados Unidos». En 2017 suscitó una agria polémica cuando Donald Trump pidió prestado al Guggenheim 'Paisaje con nieve', un Van Gogh de 1888 para decorar la Casa Blanca, y el museo neoyorquino le ofreció en su lugar el retrete dorado de Cattelan.

Una pieza cargada de sentido para Edward Spencer-Churchill, hermanastro del actual duque de Marlborough y fundador de la Blenheim Art Foundation. Cree que el artista «puede hacernos reír y temblar con sus comentarios mordaces sobre el mundo en que vivimos». «Su ingenio irónico, estoicismo y visión fantástica son exactamente lo que necesitamos en estos tiempos de incertidumbre», dijo el aristócrata.