Las peticiones de asilo caen un 45% en una Europa a la deriva

Casi 730.000 personas demandaron protección en 2017, siendo España uno de los países donde más ha crecido por la llegada de venezolanos

ADOLFO LORENTE CORRESPONSAL BRUSELAS.

Los balances basados en cifras cuentan un sinfín de historias cuando se rasca un poco. Ayer, de nuevo, tocaba hablar de inmigración en Bruselas con la Agencia Europea de Apoyo al Asilo (EASO, por sus siglas en inglés) en rol protagonista. El trazo grueso dice que los 28 países de la UE, Noruega, Suiza, Islandia y Liechtenstein recibieron 728.470 solicitudes de asilo en 2017, un 45% menos que el ejercicio anterior, cuando se registraron 1,3 millones (y pese a todo, fueron menos que en 2015, el año de todos los récords).

Las peticiones de protección internacional no han caído, se han desplomado. ¿Europa ya no es tan solidaria? No. De hecho, acoge cada año el triple de asilados que EE UU, Australia y Canadá juntos, un dato que tiende a subestimarse.

¿Qué ha pasado? Menos llegadas, menos peticiones que atender. La clave es la grave crisis migratoria que sufrió el continente durante 2015 y parte de 2016, cuando las costuras del club estuvieron a punto de saltar por los aires por la fuerte división política liderada por los países del Este.

Todo cambió a raíz del polémico pacto con Turquía, que aceptó una sustancial ayuda económica para acoger a los refugiados en su territorio y evitar que se lanzasen en busca de la muerte en el mar o el hacinamiento en una Grecia desbordada. Eso ya es pasado, aunque la crisis política entre Estados ha resucitado con vehemencia. El informe de la EASO de 2017 dice que Alemania volvió a ser el país donde más se registraron, con 222.560, que representan el 31% del total y una caída del 70% con respecto al año anterior. La tendencia a la baja fue notable, sobre todo cuando se compara con lo ocurrido en Italia (128.850 peticiones de asilo, el 5% más) y Francia (99.330 solicitudes, un 18% más), segundo y tercer Estado de la clasificación. Les sigue Grecia, con 58.650 peticiones (el 15% más), Reino Unido (33.780, un 15% menos) y España, que ocupa el sexto lugar.

80 nacionalidades

El Gobierno español contabilizó 31.120 peticiones de protección internacional, casi el doble que el año anterior debido al aumento de las demandas cursadas por nacionales venezolanos, que coparon el 33% de todas las solicitudes registradas en territorio español. Aunque pidieron asilo personas de 80 nacionalidades diferentes, la mitad fue presentada por originarios de países de habla hispana. No hay que olvidar que no todo el mundo tiene derecho al asilo, ya que se debe poder acreditar que hay una persecución religiosa, política o ser víctima de guerras. El resto de inmigrantes se consideran «económicos» y no tienen amparo legal para permanecer en la UE.

Por países, Siria repitió como el territorio del que procedieron más potenciales asilados en 2017, con 108.040. La cifra es un 68% inferior a la contabilizada en 2016, pero sigue significando más del doble de las peticiones del resto de nacionalidades. A saber, 52.625 fueron iraquíes, 49.280 afganos, 41.775 nigerianos, 32.035 paquistaníes, 29.365 eritreos, 26.075 albaneses, 20.805 bangladesíes, 19.080 guineanos y 18.900 iraníes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos