Los españoles desconfían del Gobierno May en el 'brexit'

Manifestantes se movilizan frente al Parlamento de Westminster para escenificar su oposición al 'brexit'. :: daniel LEAL-OLIVAS / afp/
Manifestantes se movilizan frente al Parlamento de Westminster para escenificar su oposición al 'brexit'. :: daniel LEAL-OLIVAS / afp

Juzgan discriminatorio el sistema de inmigración que activará el Gobierno británico tras salir de la UE, con el nuevo estatuto de 'asentados'

LOURDES GÓMEZ LONDRES.

Reino Unido impondrá nuevos controles sobre los viajeros procedentes de la Unión Europea en cuanto se consume el 'brexit' y se abra el periodo de transición. A partir de la fecha prevista de salida de la UE, la medianoche del 29 de marzo de 2019, se procederá a «registrar» a los comunitarios que crucen las fronteras británicas «en preparación de nuestro futuro sistema de inmigración», según confirmó ayer la primera ministra, Theresa May, en una intervención en el Parlamento de Westminster.

Mientras, el Ministerio del Interior aconseja a los estimados 3,3 millones de residentes de la UE que aguarden hasta otoño de 2018 para solicitar el nuevo estatuto de 'asentado' o residencia permanente. «Estamos trabajando duro para construir un sistema digital... Simple y de rápido uso, libre de obstáculos burocráticos», asegura la titular Amber Rudd en un correo electrónico remitido a los más de 120.000 inscritos en la web informativa del Ministerio.

Las promesas suenan vacías para los portavoces de la ciudadanía europea. «El procedimiento que están diseñando para registrarse es demasiado draconiano, discriminatorio y se presta a ser restrictivo. Aun queda mucha incertidumbre sobre el proceso», señala Nacho Madariaga, coordinador del colectivo Españoles en Reino Unido.

Esta plataforma apoya la propuesta del grupo global The3million de crear un «sistema declarativo», libre de la burocracia del Interior. La tramitación de solicitudes del nuevo estatus correría a cargo de las autoridades municipales que aceptarían certificados consulares como aval de los años de residencia en Reino Unido. «Sería más justo para la ciudadanía y más simple de administrar», afirma Madariaga. El director de The3Millions, Nicolas Hatton, denuncia a su vez que «el sistema de inmigración británico es injusto, hostil e inescrutable».

«Tememos que se integre el nuevo estatuto de asentado dentro del régimen general de inmigración de Reino Unido, que es de los más restrictivos del mundo y propenso a los errores. Hay muy poca confianza en un sistema que la propia May ha prometido hacer hostil para los inmigrantes», protesta el portavoz de Españoles en Reino Unido.

Madariaga, natural de Gijón, llegó a Inglaterra hace casi 20 años, trabaja en una empresa de telecomunicaciones y no piensa regresar a España con el 'brexit'. «Nos siguen tratando como herramienta de negociación», señala respecto al acuerdo preliminar sobre los derechos de la ciudadanía, la factura del divorcio e Irlanda firmado este mes. «Quedan muchas cuestiones abiertas, mucha incertidumbre en torno a los derechos. La ciudadanía sigue sometida al resto de la negociación», critica.

Perder derechos

Poco le alivia el mensaje supuestamente tranquilizador de la ministra del Interior. «El acuerdo que hemos alcanzado asegura que los derechos que usted y su familia tienen actualmente continuarán en líneas generales, con acceso protegido al sistema de sanidad, subsidios y pensiones», escribe Rudd en su misiva a los inscritos en el Ministerio. Los colectivos de los migrantes comunitarios desconfían precisamente del 'en líneas generales' y advierten de que hay muchas lagunas y exclusiones en el preacuerdo entre Londres y Bruselas.

 

Fotos

Vídeos