Los candidatos a liderar el SPD alemán comienzan la campaña

Andrea Nahles dimitó del cargo el pasado mes de junio./EFE
Andrea Nahles dimitó del cargo el pasado mes de junio. / EFE

Ocho parejas y un aspirante en solitario intentarán conquistar a los 440.000 afiliadosen un largo proceso de casi dos meses

JUAN CARLOS BARRENABerlín

Diecisiete candidatos y tres meses de arduo y complicado procedimiento para elegir nuevo liderazgo. El Partido Socialdemócrata Alemán (SPD) dio este miércoles el pistoletazo a la carrera por la sucesión en la presidencia de la formación de Andrea Nahles, que dimitió el pasado mes de junio tras poco más de un año en el cargo, harta de las críticas de sus propios correligionarios. Ocho parejas y un candidato en solitario, Karl Heinz Brunner, aspiran a cubrir la vacante, que por primera vez en la historia del más antiguo partido alemán será ocupada simultáneamente por un hombre y una mujer y formarán una bicefalia similar a las que dirigen desde hace años los partidos de Los Verdes y La Izquierda.

Todos los candidatos iniciaron en Saarbrücken, capital del afrancesado Estado del Sarre, la maratoniana gira de presentación ante los afiliados de las distintas agrupaciones regionales de la socialdemocracia alemana. Hasta el 12 de octubre concurrirán en un total de 23 encuentros con las bases por todo el país. Un enorme reto de organización, no solo por el abultado número de citas, sino por la gran cantidad de aspirantes.

El protocolo será siempre el mismo. Después de ser recibidos por el jefe local de turno, cada una de las ocho parejas, así como el candidato en solitario, dispondrá de cinco minutos para presentarse. Otros 40 minutos serán dedicados a una ronda de preguntas por parte de un moderador. A las preguntas de las bases, coordinadas por el moderador, se dedicará otra hora y finalmente, 20 minutos a una brevísima intervención final. En total, unas tres horas de mitin y poco más de 9 minutos de tiempo para explayarse por equipo. Muy poco para que los afiliados conozcan de cerca a quienes desean dirigir un partido que tiene casi 155 años de historia. Pese a todo los afiliados celebran el procedimiento.

El 14 de octubre comenzará la votación interna para elegir a la nueva presidencia del partido por parte de los 440.000 afiliados. Elección que finalizará el 26 de octubre con el anuncio de los ganadores. Si ninguna pareja o candidato en solitario suma el 50% de los votos, los dos equipos con el mejor resultado protagonizarán una segunda vuelta. Los ganadores serán formalmente nominados y elegidos en el congreso federal del SPD, entre el 6 y el 8 de diciembre.

Pocos aspirantes son conocidos fuera de Alemania y en la mayoría de los casos son anónimos fuera de su propia región. El único peso pesado es el vicepresidente del SPD, vicecanciller federal y ministro de Finanzas, Olaf Scholz, que concurre junto a Klara Geywitz, experta política municipal y regional en Brandeburgo. Son quizás el dúo más moderado y pragmático frente a otras parejas realmente extravagantes. Como Ralf Stegner, vicepresidente también del partido y representante de su ala más a la izquierda, y la veteranísima Gesine Schwan, de 76 años y en dos ocasiones frustrada candidata a la presidencia de Alemania. O la alcaldesa de Flensburgo, Simone Lange, y el alcalde de Bautzen, Alexander Ahrens. Ella, policía criminal y él, abogado y sinólogo, enemigos declarados de la gran coalición con los conservadores en Berlín y partidarios del vuelco a la izquierda del partido.