El M5E respira con la absolución de la alcaldesa de Roma

La alcaldesa de Roma, Virginia Raggi. /Afp
La alcaldesa de Roma, Virginia Raggi. / Afp

La justicia italiana desestima la acusación a Virginia Raggi por falso testimonio y los 'anticasta' lo celebran arremetiendo contra la prensa

DARÍO MENOR

Virginia Raggi respira tranquila después de que este sábado resultara absuelta por un tribunal de la acusación de ofrecer falso testimonio. La alcaldesa de Roma se libra así de tener que presentar la dimisión a la que se habría visto abocada en caso de condena debido al estricto código ético de su partido, el Movimiento 5 Estrellas (M5E). «Esta sentencia barre dos años de fango», dijo tras escuchar la decisión de los jueces. Raggi se echó a llorar por la emoción. La Fiscalía pedía para ella diez meses de reclusión por haber supuestamente mentido al asegurar que no fichó como director de Turismo de Roma a Renato Marra porque se lo pidió su hermano, Raffaele Marra, 'mano derecha' de la alcaldesa y arrestado por presunta corrupción.

Para el M5E la absolución de Raggi supone un balón de oxígeno que no tardó en aprovechar su líder, Luigi Di Maio, para sacar pecho y arremeter contra la prensa, su gran enemigo y al que no pierde ocasión de criticar. «Estoy contento de haberte defendido siempre», comentó Di Maio, que pese a estas palabras el día anterior no quiso apoyar en público a Raggi y se limitó a recordar que el código ético del M5E «habla claro» sobre qué hacer en caso de condena. «La verdadera plaga de este país son la gran mayoría de los medios corruptos intelectual y moralmente. Son los mismos que están haciendo la guerra al Gobierno intentando que caiga con un método bien preciso: exaltar a la Liga y masacrar al M5E siempre», dijo Di Maio, que amenazó incluso con aprobar una nueva ley de prensa con la que meter en cintura a los medios. Sus palabras provocaron la inmediata reacción tanto de la oposición como de las asociaciones de periodistas. Aún más duro que él fue Alessandro Di Battista, otro de los 'pesos pesados' de la formación 'anticasta', ya que celebró la absolución calificando de «putas» a los reporteros que habían criticado a Raggi.

Matteo Salvini, líder de la Liga y socio en el Gobierno del M5E, reaccionó a la sentencia con una llamativa equidistancia. Dijo que era una «buena noticia», pero no desaprovechó la ocasión para lanzarle un dardo a Raggi. «Es justo que los ciudadanos juzguen a una administración no según investigaciones que acaban en nada, sino en base a la calidad de vida. Los romanos juzgarán al M5E por cómo está Roma». El mensaje implícito de Salvini sobre la degradación de la capital italiana quedaba tan claro como sus ganas por hacerse con el ayuntamiento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos