La Policía francesa localiza y abate en su barrio al terrorista de Estrasburgo

Forenses buscan evidencias en el lugar en el que ha sido abatido Cherif Chekatt. / REUTERS

Un operativo policial de setecientos agentes permitió interceptar en una calle a Chekatt, que estaba escondido desde el martes en un almacén cercano a su casa

FERNANDO ITURRIBARRÍACorresponsal. París

Chérif Chekatt, el terrorista que el martes mató al grito de «Alá es grande» a tres personas e hirió a otras trece en un mercado navideño del centro de Estrasburgo, fue abatido en torno a las nueve de la noche de este jueves en la capital alsaciana por las fuerzas del orden. El joven galo de 29 años fue localizado por una patrulla de seguridad ciudadana a la altura del número 74 de la calle Lazaret, en el barrio de Neudorf, donde se había criado.

Al parecer, según señalaron fuentes oficiales, cuando se le dio la orden de alto se volvió y comenzó a disparar contra los tres agentes que conformaban la unidad, dos hombres y una mujer. Los uniformados respondieron y acabaron con su vida.

La zona fue inmediatamente ocupada por una docena de vehículos policiales mientras sobrevolaba un helicóptero dotado de un proyector. Algunos testigos aseguran que los miembros de los equipos de intervención y algunos vecinos gritaron «¡bravo!» cuando se confirmó que habían consiguieron acabar con la vida de Chekatt.

La muerte del asesino, delincuente habitual con casi un treintena de condenas, tuvo lugar en el transcurso de un operativo que se inició a primeras horas de la noche en la zona donde residía Chekatt y donde asimismo se le perdió la pista el martes tras ser perseguido una vez cometido el ataque con una pistola automática y un arma blanca que costó tres vidas. Ya por la mañana se había realizado un gran despliegue policial, con alrededor de setecientos efectivos, aunque inicialmente terminó sin éxito.

Sin embargo, un segundo intento consiguió localizarlo en las proximidades de un almacén cercano a su casa, en el que, presuntamente, llevaba dos días escondido.

No se descarta que el asesino fuera delatado por algún vecino de Neudorf. De hecho, la Policía Nacional implicó en su localización a los ciudadanos con un llamamiento a posibles testigos que difundió en Twitter y que pidió no intervenir directamente sino llamar al teléfono facilitado.

Caza del hombre

La muerte de Chekatt fue confirmada hacia las diez de la noche por el ministro del Interior, Christophe Castaner, que ofreció una rueda de prensa en la prefectura del Bajo Rhin. Anunció que había llegado a Estrasburgo algunas horas antes para dirigir la operación.

Chekatt era objeto desde el martes de una caza al hombre, que también incluyó Alemania y Suiza, países limítrofes en los que se han impermeabilizado las fronteras y donde el fugitivo ya ha estado encarcelado.

La policía practicó este jueves mismo una quinta detención en el entorno de Chekatt después de los arrestos el día del atentado por la noche de sus padres y dos de sus seis hermanos. El último arrestado es un hombre de 39 años, antiguo compañero de prisión del criminal abatido al que alojó la víspera del atentado en su domicilio en la localidad alsaciana de Lingolsheim.

Este jueves también se confirmó la identidad de la tercera víctima del atentado. Se trata de un refugiado afgano, musulmán practicante que hace quince años huyó de los talibanes y al que este jueves se dio oficialmente por muerto en el hospital donde se encontraba en estado de muerte cerebral. Kamal Naghchband, de 44 años, padre de tres hijos, se encontraba con su familia en el mercado de Navidad cuando recibió un balazo mortal en la cabeza. Este deceso se suma a las muertes en el lugar del atentado de un jubilado estrasburgués de 61 años, antiguo empleado del banco Crédit Agricole, y de un turista tailandés de 45 años que había llegado el lunes a Francia con su mujer y dos amigos.

Más información: