Hungría cierra la frontera con Croacia para detener la llegada de refugiados

Varios refugiados caminan hacia Austria desde Hegyeshalom, Hungría./
Varios refugiados caminan hacia Austria desde Hegyeshalom, Hungría.

Zagreb anuncia este que se coordinará con Eslovenia para reorientar a ese país a los refugiados que le llegan desde Serbia, mientras Liubliana envia fuerzas policiales adicionales a la frontera croata

EFEbudapest

El Gobierno de Hungría ha decidido sellar su frontera con Croacia a partir de esta medianoche, un mes después de haberlo hecho en su linde con Serbia, en ambos casos con el fin de detener la llegada de refugiados.

"Esperamos obtener los mismos resultados", ha señalado hoy el ministro húngaro de Exteriores, Péter Szijjártó, tras anunciar la medida y recordar que gracias al cierre de la frontera con Serbia el 15 de septiembre, el número de refugiados que entraron en el país cayó de los casi 10.000 a unos 200 por día.

Aunque Hungría preveía esta medida desde septiembre, cuando comenzó a construir una valla en la delimitación con Croacia, Szijjártó ha asegurado que una razón para la decisión de este viernes es que "en la cumbre del jueves de la Unión Europea (UE) no se ha decidido sobre la defensa conjunta de la fronteras de Grecia".

Hungría, al cerrar la frontera, cumple con sus tareas de defender las fronteras de la zona de Schengen, de libre circulación, ha subrayado el jefe de la diplomacia magiar. "Es la segunda mejor solución", ha indicado Szijjártó, que considera que la mejor opción habría sido que la UE defendiera la frontera entre Grecia y Turquía, por donde entra en la zona de Schengen la mayoría de los refugiados.

Desde que comenzó su construcción, la valla en la frontera con Croacia ha causado roces diplomáticos entre los gobiernos de los dos países y Zagreb ha criticado varias veces la intención de Budapest. Szijjártó ha explicado que el Budapest había notificado la medida a los países vecinos y e informado de ella al embajador croata en Hungría, quien le expresó su "decepción".

Búsqueda de nuevas rutas

El cierre con Serbia causó un desvío en la ruta de los Balcanes de los refugiados hacia Croacia, y hasta ahora las autoridades de este país han facilitado a los miles de aspirantes a asilo que llegaban a diario su traslado a la frontera con Hungría, desde donde luego han proseguido viaje hacia Austria y Alemania.

Esa opción parece ahora cancelada, por lo que habrá que ver por dónde se desviará nuevamente la ruta que pasa por Turquía, Grecia, Macedonia y Serbia, usada por las personas y familias que huyen de violentos conflictos como los de Siria, Afganistán, Irak e Eritrea, en busca de asilo en Europa occidental.

El cierre de las fronteras húngaros con Serbia y Croacia no es total, sino que los puntos de cruce seguirán funcionando, así como las zonas de tránsito, donde los refugiados deben esperar a que se tramiten sus solicitudes antes de entrar oficialmente en Hungría.

En lo que va de año, más de 370.000 refugiados han llegado a Hungría, donde la gran mayoría de ellos no permanece, sino que siguen viaje hacia Austria y Alemania. En las últimas semanas, entre 5.000 y 10.000 demandantes de asilo han cruzado a diario la frontera con Croacia.

En su intento de frenar su llegada, además del cierre técnico de las fronteras, Budapest adoptó unas leyes que penalizan la entrada ilegal al territorio húngaro con hasta tres años de cárcel, una pena que puede ascender hasta los 5 años si la persona cruza la frontera se realiza armada o dañando las vallas.

Reacción croata

Croacia ha anunciado este viernes que se coordinará con Eslovenia para reorientar a ese país a los refugiados que le llegan desde Serbia, mientras Liubliana ha enviado hoy fuerzas policiales adicionales a la frontera croata, después de que Hungría anunciase el cierre de su frontera a la medianoche.

"Desviaremos la ruta hacia Eslovenia", ha señalado el ministro del Interior croata, Ranko Ostojic, a la televisión pública croata HTV, en respuesta a la pregunta de cómo reaccionará el Gobierno al cierre de la frontera húngara anunciada hoy por Budapest y que comienza a regir a partir de las 0.00 (22.00 GMT) del sábado.

Su homóloga eslovena, Vesna Györkös Znidar, ha enviado fuerzas adicionales para reforzar el control en la frontera con Croacia, según informa la agencia de noticias eslovena STA.