En Turquía no se olvidan de las mujeres torturadas en Siria

Con las manos atadas y con la solemnidad de quien conoce la realidad de una mujer en medio de la guerra. Estas mujeres se han manifestado en la ciudad turca de Hatay, casi en la frontera con Siria, por ellas. Por sus más de 6.000 compañeras sirias encarceladas. 500 de ellas niñas. Víctimas de abusos, violaciones y torturas. Usadas como armas de guerra por los dos bandos. Porque si la desigualdad es patente en cualquier lugar del mundo, un país en guerra civil lo convierte en norma general. Una desigualdad que campea impune. A sus anchas. Y que ellas no olvidan. Acercándose casi hasta tocar sus fronteras. Para que las oigan, para que el "convoy de concienciación" que han traído hasta aquí, eleve la voz, y les recuerden que hoy es su día.