Un tuit para despreciar como «total pérdida de tiempo» la última reunión con los demócratas

R. C. NUEVA YORK.

El presidente estadounidense se levantó ayer de la negociación con los dirigentes demócratas encaminada a terminar con la parálisis presupuestaria, insistiendo en la necesidad de construir un muro en la frontera con México. Era «una total pérdida de tiempo», escribió Donald Trump en Twitter después del final abrupto de la reunión con los líderes de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, y de la minoría en el Senado, Chuck Schumer. «El presidente simplemente se levantó y se fue», relató Schumer a la salida de la cita.

La situación de bloqueo es tal que la Oficina de Gestión y Presupuesto de la Casa Blanca recomendó al presidente que vete cuatro leyes impulsadas por los demócratas sobre gasto público para forzar un acuerdo sobre seguridad fronteriza que permita construir el polémico muro.

El organismo gubernamental emitió un comunicado en el que advierte de que los demócratas en la Cámara Baja pretenden aprobar cuatro normas para asignar fondos públicos a los departamentos de Interior, Medio Ambiente y Transporte, Vivienda y Desarrollo Urbano, así como a agencias antidroga y de desarrollo agrario y rural. «Impulsar estas cuatro leyes sin un acuerdo más amplio para abordar la crisis en la frontera es inaceptable», estima la Oficina de Presupuesto.

Además, enfatiza que «la Administración está comprometida a trabajar con el Gobierno para reabrir las agencias afectadas por la falta de fondos, si bien cualquier esfuerzo debe abordar la crisis humanitaria y en la frontera».

La Administración pública funciona a medio gas desde el 22 de diciembre porque el Congreso, como represalia por parte de Trump porque tanto los demócratas como algunos republicanos se niegan a financiar la polémica barrera.

Trump amenazó a los líderes de ambos partidos en el Congreso con mantener cerrado el Gobierno «meses o años» hasta que los críticos cedan, e incluso sopesa como alternativa aún más dañiña que podría usar sus poderes ejecutivos para declarar la «emergencia nacional» en la frontera, lo que le permitiría conseguir el dinero burlando a los legisladores.