El tifón 'Mangkhut' causa destrozos en Filipinas y pone en alerta al sur de China

Deja doce muertos en el archipiélago, mientras ciudades como Hong Kong y dos centrales nucleares están en situación de emergencia

ZIGOR ALDAMA S HANGHÁI.

'Mangkhut' no es un tifón cualquiera. Es un supertifón. Ayer se confirmó que es el más potente del año y, si no pierde fuerza, hoy puede ser uno de los más aterradores de la última década. Afortunadamente, los meteorólogos habían advertido con tiempo y en los últimos días a Filipinas, que pudo prepararse para un envite que se vaticinaba devastador. 105.000 personas fueron evacuadas para evitar una masacre como la que provocó en 2013 el 'Haiyan', que dejó más de 6.300 muertos. Pero, según fuentes oficiales, a pesar de eso los vientos de 170 kilómetros por hora -con rachas de hasta 260 kilómetros por hora- dejaron hasta anoche una docena de fallecidos.

Las autoridades están convencidas de que las víctimas terminarán siendo bastantes más. «Según nos adentremos en zonas remotas, el número irá creciendo», vaticinó el responsable de Protección Civil, Ricardo Jalad. Uno de los cooperantes desplegados por Save The Children, Jerome Balinton, coincidió en la previsión. «Cuanto más al norte viajábamos, más grande era el daño, especialmente en la provincia de Cagayan. Una casa tras otra había sido arrasada o había quedado muy dañada, sin techos o paredes. Grandes árboles han sido arrancados del suelo y los postes de electricidad se doblaron hacia la derecha, dejando líneas de energía esparcidas por el suelo», dijo desde la ciudad de Tuguegarao.

El tifón ha castigado zonas rurales en la parte norte de la isla de Luzón. Algunas de ellas son de difícil acceso, y tanto las inundaciones como los deslizamientos de tie-rra, habituales en esta zona montañosa, pueden resultar incluso más mortíferos que los vientos huracanados. El Gobierno de Manila, una ciudad que ayer se libró de los peores efectos del Mangkhut, anunció que los equipos de rescate llegarán hoy a la mayoría de las zonas afectadas por tierra y aire -cuentan con dos aviones C-130 y diez helicópteros de la Fuerza Aérea-, y que será entonces cuando se revele la extensión del daño.

«Fue como si se estuviese acabando el mundo. No hemos podido dormir nada», aseguró Bebeth Saquing, una filipina que tuvo suerte de que su vivienda no resultase dañada. Los campos a su alrededor, sin embargo, sí que han quedado devastados. Afortunadamente, algunos agricultores se apresuraron a recoger la cosecha, aunque no estuviese completamente lista, para poner a salvo el cereal y evitar así perder el trabajo de medio año. A pesar de eso, las autoridades de Cagayan prevén importantes pérdidas económicas en el sector.

Vuelos cancelados

«Muchas comunidades en esta parte del país dependen en gran medida de la agricultura como su principal fuente de sustento, sin embargo, muchos cultivos como el maíz, el arroz y las verduras han quedado completamente destruidos y se encuentran bajo el agua», apuntó Balinton.

Save The Children también mostró su preocupación por la situación de los niños que no podrán acudir a la escuela y que, según su comunicado, !necesitarán cuidados y apoyo adicionales en los próximos días, semanas y meses».

Pero 'Mangkhut' no ha quedado satisfecho. El tifón de categoría 5 se dirige ahora hacia el sureste de China. Concretamente, en la trayectoria que han delineado los meteorólogos quedan las excolonias de Hong Kong y de Macao, en las que podría convertirse en el peor tifón desde que se recogen datos. Ambas ciudades mantendrán hoy una actividad mínima.

Varias aerolíneas han cancelado todos los vuelos previstos, lo mismo que ha sucedido con todas las actividades al aire libre. Pero la mayoría confía en que 'Mangkhut' continúe debilitándose, algo que comenzó a hacer anoche, y que las modernas instalaciones hagan que todo quede en un susto.

Muy atentos tendrán que estar también los responsables de las dos centrales nucleares de la provincia de Guangdong que quedan en el camino del tifón 'Mangkhut'. Son las de Yangjiang, ubicada a solo 30 kilómetros de donde se espera que el tifón toque tierra, y Taishan. El Gobierno chino ha asegurado que las instalaciones se encuentran en 'modo de combate', que el miércoles se pasaron tests especiales, y que no esperan ningún problema. Pero en la memoria está todavía muy fresco el desastre de la central de Fukushima, en Japón, que también fue provocado por otro fenómeno natural, un tsunami.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos