Las sombras del 'caso Epstein'

Una joven sostiene una foto de Epstein a modo de protesta frente a la Corte Suprema. :: Stephanie Keith / AFP/
Una joven sostiene una foto de Epstein a modo de protesta frente a la Corte Suprema. :: Stephanie Keith / AFP

El suicidio del magnate, acusado de explotación de menores, añade más misterio al caso que podría implicar a altos cargos y celebridades

OLATZ HERNÁNDEZ

Lo tenía todo: dinero, influencia, amigos poderosos... pero sus lujosas mansiones escondían oscuros secretos. Tantos que el caso del magnate Jeffrey Epstein, que se ahorcó el sábado en la celda de una prisión de Manhattan, dará mucho que hablar incluso después de su muerte. El empresario, de 66 años, estaba imputado por manejar una extensa red de tráfico de menores creada para satisfacer sus apetitos sexuales y los de sus amigos, unos delitos que podrían salpicar a grandes celebridades como el expresidente Bill Clinton y Donald Trump.

«A él le gustan las mujeres hermosas... y muchas de ellas en edades jóvenes», llegó a decir el propio Trump en 2002. Por entonces, Epstein era considerado un hombre de éxito y gozaba de una excelente reputación. Sin embargo, según las investigaciones y las denuncias de sus presuntas víctimas, el magnate tenía en casa un salón por el que pasaban decenas de niñas, algunas de solo 14 años, en encuentros en los que solía haber contactos sexuales.

El empresario contaba con un ejército de reclutadoras que se acercaban a adolescentes económicamente desfavorecidas y que presentaban al empresario como un benefactor. «Él me ha ayudado», dijo una de ellas a una de las adolescentes, Jeniffer Araoz, para intentar captarla. En una pequeña libreta, aún por descifrar, el magnate llegó a tener más de 100 nombres de niñas, que vivían cerca de donde él tenía residencias.

LAS CLAVESDecenas de niñas de 14 años pasaban por un salón donde casi siempre había encuentros sexuales El empresario, que trató de quitarse la vida en julio, estaba solo en su celda y no contaba con vigilancia

Clinton, Trump y un príncipe

El personal del servicio doméstico, su secretaria y las reclutadoras registraban las citas -en las que las jóvenes debían estar desnudas- y los pagos, normalmente de entre 176 y 265 euros. Muchas intentaron escapar, en vano. «Si dejaba a Epstein... él podría haberme mandado a matar o a secuestrar, siempre supe que él era capaz de eso», relató durante una audiencia otra presunta víctima, Virginia Roberts.

Las víctimas de Epstein señalaron que el hombre proveía a sus amigos y conocidos de adolescentes. Se trataba de que ellos le «debieran» un favor, para poder cobrárselo después. ¿Pero quiénes fueron esos otros multimillonarios y altos cargos que se aprovecharon de esta red? Una de las niñas, Riberts Giuffre, señaló que fue entregada al exgobernador de Nuevo México, Bill Richardson, al príncipe Andrés de Inglaterra y al exsenador de Maine, George Mitchell. Todos ellos negaron su implicación en los hechos.

Epstein enfrentó acusaciones similares en 2008 y evitó ser condenado gracias a un acuerdo. Pasó un año en la cárcel, nada comparado con los 45 años a los que se enfrentaba en esta ocasión. Fue recluido en la Unidad de Alojamiento Especial del Centro Correccional Metropolitano de Manhattan, a la espera de juicio, y allí fue encontrado muerto a primera hora del sábado.

Las primeras investigaciones apuntan a que el millonario se ahorcó en prisión. Fue hallado «inconsciente» en su celda y «recibió ayuda de emergencia», dijeron fuentes próximas a la investigación a ABC News. Se le trasladó en ambulancia al hospital, donde solo pudieron certificar su fallecimiento.

Ya fue atendido el 25 de julio, después de ser hallado semiinconsciente, pero el protocolo antisuicidios se le había retirado en las últimas horas. Parece que la vigilancia nocturna también falló. Las normas del centro penitenciario establecen que dos guardias deben hacer controles de todos los prisioneros cada 30 minutos, un procedimiento que no se cumplió.

El fiscal general de EE UU anunció que se ha abierto una investigación sobre las circunstancias de la muerte de Epstein, mientras que el FBI emprenderá otra por su cuenta. El fiscal dijo sentirse «horrorizado» con su muerte, causa de un «aparente suicidio». Añadió, además, que este fallecimiento «abre serias preguntas que deben recibir respuesta».

Más