Rusia y la Unión Europea acuden al rescate de Irán

Mural en la antigua embajada de EE UU en Teherán. :: afp/
Mural en la antigua embajada de EE UU en Teherán. :: afp

Bruselas pone en marcha por primera vez el 'estatuto de bloqueo' que, al menos en teoría, permitiría seguir operando en el país

MIKEL AYESTARAN CORRESPONSAL J ERUSALÉN.

Venticuatro horas después de la entrada en vigor de las «sanciones más mordaces jamás impuestas» contra Irán, según la descripción del presidente de EE UU, Donald Trump, Rusia condenó la decisión de Washington y adelantó que estudia medidas para «proteger la cooperación económico-comercial» con la república islámica. El mensaje de Moscú, como el de la Unión Europea, recuerda a las autoridades iraníes que no están solas tras la decisión unilateral de Trump de abandonar el pacto nuclear firmado en 2015, y apuesta por «conservar el acuerdo». Desde la UE reiteraron su intención de «proteger a los operadores económicos europeos que participan en negocios legítimos con Irán» y por ello entró en vigor el 'estatuto de bloqueo', un mecanismo que, sobre el papel, permitiría a las empresas europeas seguir operando en suelo iraní y anularía los efectos de las sanciones. Un sistema que nunca se ha probado hasta el momento.

Las medidas rusas para hacer frente a los nuevos castigos impuestos por Washington, como las europeas, no han evitado la salida del país de grupos, como el alemán Daimler, que hicieron pública la suspensión de sus actividades. Un movimiento similar al que ya anunció en junio el grupo francés PSA, formado por Peugeot y Citroën, y que responde a la amenaza que Trump ha dejado muy clara a través de su cuenta de Twitter: «Cualquiera que haga negocios con Irán no los hará con Estados Unidos. Estoy pidiendo la paz mundial, nada más».

Estados Unidos ya apenas hace referencia al programa atómico iraní, las nuevas exigencias de la Casa Blanca a Teherán pasan por la suspensión de su programa balístico y el freno de su expansión en Oriente Próximo, donde la influencia iraní es cada vez mayor en países como Irak o Siria. Unas exigencias compartidas por sus dos grandes aliados regionales, Arabia Saudí y, especialmente, Israel, que son quienes más han celebrado la reinstauración de las sanciones sobre su enemigo.

El Gobierno iraní, objeto de la ira en unas calles en las que desde enero se producen protestas esporádicas debido a la crisis económica, anunció que el Banco Central seguirá ofreciendo el dólar al tipo de cambio oficial para la importación de alimentos básicos y medicamentos y autorizó la reapertura de las casas de cambio, pero en Teherán la mayoría permanecieron cerradas, según informaron los medios locales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos