Relevo de candidatos en Brasil

Flavio Bolsonaro, hijo del candidato ultra, a su llegada al hospital donde está ingresado su padre. :: reuters/
Flavio Bolsonaro, hijo del candidato ultra, a su llegada al hospital donde está ingresado su padre. :: reuters

Lula debería renunciar mañana a su candidatura y los hijos de Bolsonaro suplirán en campaña al líder ultra atacado

MARCELA VALENTE BUENOS AIRES.

La campaña electoral brasileña para las presidenciales del 7 de octubre empieza hoy una etapa decisiva en la que, paradójicamente, los dos candidatos con más posibilidades estarán ausentes. El expresidente Luiz Inacio Lula da Silva, favorito en los sondeos (40%) pero encarcelado y apartado de la carrera presidencial por la justicia, debería renunciar mañana a su candidatura en favor del aspirante a vicepresidente, Fernando Haddad.

Al tiempo, el ultraderechista Jair Bolsonaro, segundo en las encuestas (22%) y víctima de un atentado el jueves, busca mantener las comunicaciones con sus simpatizantes a través de personas de su confianza, mientras se recupera en la unidad de cuidados intensivos de un hospital de Sao Paulo. Sus hijos y su candidato a vicepresidente, el militar retirado Hamilto Mourao, son ahora los encargados de transmitir sus mensajes que, por el momento, se limitan a fotos, comentarios y agradecimientos en redes sociales.

Según el parte difundido ayer por el hospital Albert Einstein, Bolsonaro está «estable y presenta una nítida mejoría clínica y de laboratorio, sin ninguna evidencia de infección». El diputado recibió una puñalada en el estómago el jueves durante un acto en la ciudad de Juiz de Fora, en Minas Gerais. Desde un sillón entre almohadones, con sonda y oxígeno, Bolsonaro sonrió este fin de semana para la cámara e hizo el típico gesto suyo de simular que porta una ametralladora con la que dispara. Después agradeció los mensajes de sus seguidores y les dijo que «es tan grave la corrupción como el intento de robar nuestra libertad».

Su hijo Flavio explicó que su padre está «delicado, con dificultad para hablar» y que probablemente no pueda seguir la campaña en las calles. «Estaremos nosotros», anunció a los seguidores de su padre. Flavio aseguró que el dirigente de la ultraderecha está «más fuerte que nunca» y que va a ganar en la primera vuelta. Bolsonaro fue agredido por un individuo que está detenido desde el mismo día del ataque, Adélio Bispo de Oliveira. Después de confesar su autoría, el hombre fue trasladado a una prisión federal en Mato Grosso do Sul.

El ataque ha cambiado por completo el escenario electoral. Los candidatos posicionados por debajo de Bolsonaro, que tenían como objetivo desgastarlo criticando su mensaje violento, homofóbo y misógino, están más moderados. Por su parte, la campaña del Partido de los Trabajadores (PT), con su líder preso por corrupción desde el 7 de abril, también contempla un posible cambio de estrategia.

Si bien la defensa del expresidente Lula sigue apelando a nuevas instancias para exigir que él sea candidato, el plazo se terminaría mañana de acuerdo con el fallo de la justicia electoral.

Por eso, salvo un milagro, el exmandatario recibirá mañana a Haddad, su sucesor, en Curitiba para darle una carta en la que anunciaría su salida de la carrera presidencial. Hasta el momento, Haddad, que fue ministro de Educación y alcalde de Sao Paulo, cosecha un 6% de apoyos en las encuestas, pero ese porcentaje puede incrementarse si Lula abandona la pelea y le transfiere los suyos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos