Recuperan el gallo de la aguja de Notre Dame entre los escombros

Desde lo más alto de la aguja de Notre Dame, el gallo observaba París, pero el lunes a las ocho de la tarde se desplomó entre las llamas. Ahora, ha sido uno de los operarios que trabajan en la restauración de la catedral el que ha encontrado la figura de plomo entre los escombros, abollado pero perfectamente reconocible. De las tres reliquias que había dentro, entra ellas una supuesta espina de la corona de Cristo, de momento no se sabe nada. Junto al gallo había otras 16 esculturas en la aguja, todas incorporadas en el siglo XIX, las de los 12 apóstoles fueron retiradas justo cuatro días antes del fuego para restaurarlas.