Récord de turismo en Francia a pesar de los disturbios de los 'chalecos amarillos'

Turistas disfruta del sol en el Jardín de las Tullerías, en el centro de la capital francesa. :: reuters/
Turistas disfruta del sol en el Jardín de las Tullerías, en el centro de la capital francesa. :: reuters

Recibió 90 millones de visitantes extranjeros en 2018 a pesar de las protestas y huelgas en el transporte aéreo y ferroviario

PAULA ROSAS PARÍS.

Las imágenes de coches ardiendo, escaparates arrasados y violentos enfrentamientos entre policía y manifestantes no parecían el mejor reclamo turístico. Sin embargo, y a pesar de los disturbios causados por las protestas de los 'chalecos amarillos' a finales del año pasado, Francia registró en 2018 un récord de visitantes. El segundo principal destino del mundo (seguido de España y Estados Unidos) recibió la friolera de 90 millones de extranjeros, y las pernoctaciones se elevaron a 438,2 millones, nueve millones más que en 2017.

El atractivo de Francia parece imparable. No solo porque los 'chalecos amarillos' no han conseguido espantar al turismo. Tampoco lo han hecho las numerosas huelgas que en la primavera del año pasado perturbaron fuertemente el transporte aéreo y ferroviario. París, la joya de la corona, puede tener muchas imitadoras en el mundo, pero solo hay una. Y los turistas están dispuestos a sortear huelgas o gases lacrimógenos para conocerla.

EL DATO

El objetivo del Gobierno francés era recibir 100 millones de visitantes en 2020. Esta cifra se fijó, sin embargo, antes de los graves atentados de París en 2015 ('Charlie Hebdo' y un supermercado judío en enero, y la sala Bataclan, varias terrazas y el Estadio de Francia en noviembre), que tuvieron desastrosas consecuencias para el sector turístico. El país perdió entonces más de dos millones de viajeros, principalmente japoneses y chinos, más sensibles a la cuestión de la seguridad, pero también europeos y americanos. Esas cifras se han recuperado e incluso superado.

En 2018 la confianza ha retornado, a pesar de que en diciembre se registró un descenso de entre el 5 y el 10% en las llegadas de vuelos internacionales, según Atout France, el organismo de promoción turística de Francia. La ocupación hotelera en la capital también sintió la repercusión de los 'chalecos amarillos' en diciembre, y descendió en un 5,3%. Las manifestaciones, organizadas todos los sábados desde el 17 de noviembre pasado, han tenido un efecto tangible en varias zonas concretas.

En París han sido, principalmente, los Campos Elíseos y los alrededores del Arco del Triunfo las zonas que más han sufrido el impacto. Con escaparates destrozados y algunos establecimientos arrasados por las llamas, la célebre avenida aún no ha regresado a la normalidad, a pesar de que la prefectura de la Policía prohíbe, desde hace tres semanas, las manifestaciones en su perímetro. Ayer fue la violencia se desplazó a la ciudad de Toulouse, que los organizadores de las protestas convirtieron en «capital por un día» y donde los 'chalecos' se enfrentaron a la policía, que lanzó gases lacrimógenos. Sólo los destrozos vinculados a este vandalismo en París han costado ya más de 200 millones de euros, según un informe de la Federación Francesa de Aseguradoras.

Los turistas, sin embargo, se han dedicado a evitar los puntos más sensibles y a disfrutar del resto de la ciudad. Un ejemplo es el museo del Louvre, cuya Pirámide acaba de cumplir 30 años, y que en 2018 también batió su récord con más de 10 millones de visitantes, un 25% más que el año anterior. Las estaciones de esquí del macizo de los Alpes también recibieron un 12% más de visitantes.

Sin contabilizar Airbnb

La abultada cifra de pernoctaciones en 2018, pese a ser récord, sólo contabiliza las noches en hoteles, cámpings, albergues o complejos vacacionales y no tiene en cuenta las de alojamientos individuales que se reservan a través de plataformas como Airbnb y que han aumentado exponencialmente en el último año en Francia. El país es el segundo mercado mundial para la plataforma, por detrás de Estados Unidos. Pero París es su primer destino mundial. Un éxito que, como en otras muchas ciudades del mundo, perjudica a sus vecinos, muchos de ellos expulsados del centro por la pujanza de los alquileres.

El Ayuntamiento, gobernado por la socialista Anne Hidalgo, ha emprendido una auténtica batalla contra Airbnb. Los usuarios que quieran poner en alquiler sus viviendas deben registrarlas primero en el consistorio, no pueden hacerlo por más de 120 días al año y, si no cumplen esas normas, se ha empezado a multar, no solo a los propietarios, sino a la plataforma. En 2018 se recaudaron más de dos millones de euros en sanciones a poco más de un centenar de propietarios, y la municipalidad reclama 12,5 millones a la web.

La última preocupación del sector es que llegue a producirse un posible 'brexit' sin acuerdo, con las consecuencias nefastas que tendría en cuanto a las barreras administrativas, los retrasos, las largas filas en los controles de identidad... una repercusión que la consultora Euromonitor cifra para Francia en 500 millones de dólares (443 millones de euros) para los próximos cinco años.

millones fueron las pernoctaciones de turistas en Francia el año pasado, nueve millones más que las registradas en 2017.