El plan de Corbyn contra el 'brexit' duro divide a los diputados europeístas

LOURDES GÓMEZLONDRES.

Todos contra Boris Johnson. El líder laborista británico, Jeremy Corbyn, ha reclamado el respaldo del resto de jefes de la oposición y del ala moderada del Partido Conservador para derrotar al nuevo primer ministro en el Parlamento de Westminster e impedir un 'brexit' abrupto. Pero su plan para dirigir un gobierno interino que pueda negociar una extensión del plazo de salida de la Unión Europea ha chocado con varios obstáculos.

Corbyn se ha dirigido por carta a los líderes rivales y a un puñado de conservadores europeístas instándoles a apoyar una moción de censura del 'Gobierno Johnson', que presentaría en los Comunes a principios de septiembre. Más polémica es la segunda parte de su plan para frenar el 'brexit' duro, que el nuevo primer ministro amenaza con ejecutar si Bruselas no acepta modificar el Acuerdo de Retirada de la UE. El dirigente izquierdista quiere unificar a la oposición bajo su liderazgo en los 14 días que tendría para formar un Gobierno avalado por la mayoría de los Comunes si el primer ministro pierde la moción de confianza. «Buscaría la confianza de la Cámara en un gobierno por un periodo estrictamente limitado, con el propósito de convocar elecciones generales y asegurar la necesaria extensión del artículo 50», escribió en referencia a la normativa de la UE que rige la petición de otra prórroga del 'brexit'.

Corbyn pide la unidad de las fuerzas políticas «en el Parlamento para prevenir que se imponga al país una perjudicial salida sin acuerdo y se niegue la última palabra al electorado». Pero sus rivales le reprochan que anteponga en su plan la celebración de elecciones legislativas con prioridad a un segundo referéndum sobre el 'brexit'. Muchos se resisten por encima de todo a aceptar como realista o razonable que la jefatura de dicho gobierno provisional recaiga en un líder que ni siquiera cuenta con el respaldo de los laboristas moderados.