Un paraíso que no atrae a más residentes

La ciudad tiene un excedente de 3.000 viviendas públicas, a un precio envidiable, para los que no encuentra inquilinos

J. C. BARRENABERLÍN.

Como muchas otras localidades del este de Alemania, tras la caída del muro de Berlín y el fin de la división del país, Görlitz sufrió el cierre masivo de empresas no competitivas de la antigua RDA y el exilio de miles de ciudadanos jóvenes y bien preparados a la búsqueda de oportunidades en el occidente del país. La ciudad era casi una ruina arquitectónica, donde muchos edificios se encontraban amenazados de derrumbe por falta de inversiones en su restauración en los más de 40 años de régimen comunista.

Más de 70.000 personas vivían en 1990 en la ciudad del sur de la región minera de Lausacia, frente a las 55.000 de la actualidad. Hasta el punto de que Görlitz tiene un excedente de 3.000 viviendas públicas para alquilar, muchas en edificios antiguos restaurados y a precios envidiables, pero para las que no consigue inquilinos.

LA CLAVE

Lo mismo sucede con edificios industriales, por lo que el municipio ha lanzado una campaña de 'vivir y trabajar a prueba' con la que trata de captar artistas y profesionales independientes que no dependan de una localización. El primer mes de alquiler es gratis y si la vivienda o la superficie de trabajo convencen, se puede firmar contrato.

AfD ha sabido explotar el miedo a la llegada de inmigrantes y refugiados a la localidad Los demás partidos ruegan a sus votantes que apoyen al candidato cristianodemócrata

de los sufragios fueron para Sebastian Wippel en la primera ronda de votaciones, seis puntos más de los que logró el aspirante de la CDU.