El papa Francisco asegura que estudiará viajar a España en 2021

DARÍO MENOR ROMA.

«A vosotros, que conocéis el drama de la emigración, me permito sugeriros que, siguiendo vuestra tradición, no cerréis los ojos, ni el corazón, ni la mano a quien llama a vuestra puerta». En el patio del palacio presidencial de Sofía, el papa Francisco pidió ayer a las autoridades búlgaras que no cierren las fronteras a los refugiados que tratan de entrar en Europa a través de su territorio desde Turquía provenientes de países de Oriente Próximo asolados por conflictos bélicos. Además, prometío estudiar un viaje a España para 2021.

En su viaje internacional número 29 desde que comenzó su pontificado, Jorge Mario Bergoglio recordó cómo Bulgaria, con una población de unos siete millones de personas, ha sufrido «las consecuencias de la emigración» con más de dos millones de habitantes fuera del país en busca de oportunidades laborales. Por ello pidió al primer ministro, Boiko Borissov, y al resto de autoridades que respondan con generosidad ante quienes escapan «de la guerra y los conflictos o la miseria, e intentan alcanzar de cualquier forma las zonas más ricas del continente europeo».

Francisco destacó que algunas áreas del país se están despoblando por la emigración y la caída de la natalidad, por lo que instó a la creación de «condiciones que permitan llevar una vida digna» a la juventud.