El Papa apoya la entrada de Macedonia del Norte en la Unión Europea

El Papa Francisco saluda a un niño en Macedonia del Norte. :: reuters/
El Papa Francisco saluda a un niño en Macedonia del Norte. :: reuters

DARÍO MENOR CORRESPONSAL ROMA.

El papa Francisco concluyó ayer su viaje de tres días por Bulgaria y Macedonia del Norte visitando este último país, al que respaldó públicamente en sus aspiraciones de entrar en la Unión Europea. Skopje lleva casi quince años negociando con Bruselas e incluso se vio obligada a cambiar su nombre en 2018 añadiendo la mención geográfica para poner fin al viejo pulso que mantenía con Grecia, que cuenta con una región denominada igual. Después de celebrar «la composición multiétnica y multirreligiosa» de esta antigua república yugoslava, el Pontífice señaló que estas «características particulares tienen una significación relevante en el camino para una mayor integración con los países europeos».

En su discurso ante las autoridades macedonias en el Palacio Presidencial de Skopje, pidió que «tal integración se desarrolle positivamente en toda la región de los Balcanes occidentales, como también que se logre respetando siempre la diversidad y los derechos fundamentales». El presidente macedonio, Gjorge Ivanov, agradeció a Francisco «el apoyo continuo» para conseguir entrar en la UE y aprovechó para criticar las condiciones impuestas por Bruselas, responsables a su juicio de provocar una «crisis política y moral» en el país.

Los católicos son una pequeña minoría en Macedonia del Norte de menos del 1% de sus 2,1 millones de habitantes del país, pero cuentan con el orgullo de tener entre sus compatriotas a una de las santas más famosas del siglo XX. Se trata de la madre Teresa de Calcuta, nacida en las afueras de la capital y cuyo monumento fue visitado por el Papa.

«Deseo homenajear de forma especial a una ilustre conciudadana vuestra que, movida por el amor de Dios, hizo de la caridad hacia el prójimo la ley suprema de su existencia, suscitando admiración e inaugurando un específico y radical modo de ponerse al servicio de los más pobres», dijo Francisco sobre la fundadora de las Misioneras de la Caridad.

Durante 2015 y 2016 Macedonia del Norte fue territorio de paso para muchos de los refugiados provenientes de Oriente Medio que trataban de llegar a Europa. El Papa agradeció «el generoso esfuerzo realizado» por las autoridades del país y las organizaciones humanitarias para «acoger y socorrer a un gran número» de estas personas que escapaban de la guerra en Siria, Irak o Afganistán.