Detenidos y despedidos

La intentona golpista sirvió al ahora reelegido y superpoderoso mandatario para legitimar una lucha contra sus enemigos políticos que llevó a la cárcel a 300 periodistas y a decenas más al exilio. La purga en la Administración supuso el despido de al menos 100.000 empleados, desde militares a profesores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos