Europa y EE UU congelan sus vuelos a Israel

Una columna de humo y fuego se eleva sobre el barrio de Al Shejaeiya en la ciudad de Gaza/
Una columna de humo y fuego se eleva sobre el barrio de Al Shejaeiya en la ciudad de Gaza

Varias compañías, entre ellas Air France, KLM, Lufthansa o Vueling, prohíben los viajes por seguridad tras explotar un cohete cerca del aeropuerto

REDACCIÓN / AGENCIAS NUEVA YORK

Diversas compañías aéreas europeas y estadounidenses han cancelado sus vuelos con destino al aeropuerto internacional Ben Gurión de Tel Aviv después de que un cohete M75 impactara en las inmediaciones del aeropuerto de la capital israelí.

La Administración Federal de Aviación de Estados Unidos (FAA, en inglés) ha comenzado la ola de cancelaciones tras prohibir a las aerolíneas estadounidenses volar al aeropuerto de Tel Aviv durante 24 horas. La aerolínea Delta fue la primera en anunciar la decisión de suspender sus vuelos hacia y desde Tel Aviv "hasta nueva orden" al verse obligada a desviar a París una de sus aeronaves que tenían como destino la capital israelí.

Delta, que normalmente vuela entre el aeropuerto John Fitzgerald Kennedy (JFK) de Nueva York y el aeropuerto internacional Ben Gurion en Tel Aviv, explicó que el vuelo Delta 468, un Boeing 747 con 273 pasajeros y 17 tripulantes, fue desviado a la capital francesa tras las informaciones que apuntaban al impacto de un cohete en las cercanías del aeropuerto israelí.

Asimismo, antes de hacerse oficial la prohibición de la FAA, US Airways ya había cancelado el vuelo 796, que había despegado de Los Ángeles pero se detuvo en su escala en Filadelfia antes de salir hacia Israel.

Por su parte, United Airlines ha cancelado también los vuelos 84 y 90, que iban a partir a continuación del aeropuerto de Newark (Nueva Jersey) con el mismo destino.

Varias aerolíneas europeas han seguido los pasos de las estadounidenses, cancelando al menos los vuelos previstos para las horas posteriores al impacto.

La aerolínea francesa Air France y la española Vueling anunciaron la suspensión de sus vuelos a Israel "hasta nueva orden" por la situación de tensión que se registra en la zona tras la intervención militar israelí en Gaza y el lanzamiento de cohetes de las milicias palestinas contra territorio israelí.

Las dos principales aerolíneas alemanas, Lufthansa y Air Berlin, decidieron cancelar durante 36 horas sus vuelos a Israel mientras que la compañía española Iberia canceló su vuelo de hoy y evaluará el miércoles si se mantiene la suspensión o si se reanudan los vuelos a la vista de cómo se desarrollen los acontecimientos. A estas compañías también se han unido otras europeas como la polaca LOT o la holandesa KLM. Por su parte, la administración de Aviación Civil de Israel cree que la suspensión de vuelos a este país por las principales aerolíneas occidentales es un "premio al terrorismo", según su portavoz, Ofer Lefler.

Las medidas tomadas por las compañías aéreas afectan a decenas de miles de israelíes en el exterior y, en menor medida, a turistas extranjeros que se encuentran en Israel por lo que el sindicato de pilotos de Israel ha asegurado esta noche que hará todo lo posible por devolver a cada uno a su casa. En ocasiones similares en el pasado, la compañía El Al y las más pequeñas Arkia e Israir, todas israelíes, han reorganizado su programa de vuelos para suplir la ausencia de las compañías extranjeras.

Alto el fuego

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, ha asegurado que el único marco para frenar la violencia en Gaza es la iniciativa egipcia, y ha emplazado al movimiento palestino Hamás a aceptar esta propuesta de alto el fuego. "Hamás tiene una elección que hacer, que tendrá una gran influencia en la población de Gaza", ha dicho Kerry en una rueda de prensa en El Cairo, en la que ha señalado que todavía queda "trabajo por hacer".

Vídeo

El responsables estadounidense ha expresado su esperanza en "hallar una solución lo antes posible", y ha agregado que para ello continuarán trabajando y manteniendo conversaciones en los próximos días. Tras reunirse con el presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, ha considerado que se debe regresar al alto el fuego alcanzado en 2012 -con mediación egipcia- y obtener un "compromiso serio" de ambas partes.

Israel aceptó el plan egipcio de alto el fuego propuesto la semana pasada, pero no Hamás, que ha impuesto una serie de condiciones como el fin del bloqueo a Gaza y la liberación de presos. Egipto defiende que su propuesta implica el levantamiento del bloqueo y no está dispuesto a enmendar dicho plan, que cuenta con amplio respaldo internacional.

Kerry ha señalado que es "necesario un diálogo global para abordar todas las causas del conflicto", pero ha opinado que la reconstrucción y otras cuestiones serán abordadas tras el alto el fuego.

El secretario de Estado ha vuelto a defender el "derecho de Israel a la autodefensa" durante dos semanas de disparos de cohetes por parte de Hamás, aunque ha lamentado la muerte de civiles. Por ello, ha dicho que la comunidad está trabajando de forma conjunta para frenar ese "derramamiento de sangre".

Por su parte, el jefe de la diplomacia egipcia, Sameh Shukri, ha coincidido en destacar "la importancia de responder a la propuesta de alto el fuego para evitar la muerte de civiles". "Alentamos a aprovechar la oportunidad para que las partes pongan fin a esta crisis y cese el sufrimiento de civiles", ha dicho el ministro.

Agradecimiento a EE UU

Por su parte, Al Arabi ha expresado su esperanza de que las visitas a Egipto de Kerry y del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, promuevan un alto el fuego. Ha destacado que la última resolución del Consejo de Seguridad de la ONU sobre Gaza es insuficiente para frenar la violencia y ha agradecido a EE UU su ayuda humanitaria de 47 millones de dólares para los palestinos de la Franja.

El dinero se destinará a alojamiento, alimentos y medicamentos, según el comunicado del Departamento de Estado de EE UU. De esa cantidad, una ayuda inicial de 15 millones de dólares se destinará a la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados palestinos (UNRWA), que ha solicitado 60 millones de dólares.

Antes de su reunión con Al Arabi, el jefe de la diplomacia estadounidense se entrevistó con su colega egipcio, Sameh Shukri, para analizar también la situación en Gaza, donde en dos semanas de ofensiva israelí han muerto más de 580 palestinos y 27 soldados israelíes.

Nada más llegar anoche a Egipto, el responsable estadounidense mantuvo un encuentro con el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, para abordar la situación en Gaza, donde en dos semanas de ofensiva israelí han muerto 579 palestinos. Los dos responsables analizaron los medios para detener las acciones militares de acuerdo a la iniciativa egipcia de alto el fuego, según la agencia oficial egipcia Mena.

Entre los fallecidos hay 155 niños, 61 mujeres (una de ellas embarazada) y 28 ancianos, en tanto que entre los heridos hay 1.125 niños, 629 mujeres y 144 ancianos. Todo un drama.