Nueva York se blinda en el inicio del juicio al 'Chapo' Guzmán

La caravana que escolta al 'Chapo' cruza el puente de Brooklyn. :: afp/
La caravana que escolta al 'Chapo' cruza el puente de Brooklyn. :: afp

El jefe del cártel de Sinaloa, extraditado por México en 2017, se enfrenta a once cargos por narcotráfico y a la cadena perpetua

A. G. NUEVA YORK.

La Justicia de EE UU ha cerrado el lazo alrededor del 'Chapo' Guzmán y podrá observar con satisfacción cómo el narcotraficante mexicano responde por fin a acusaciones que le pueden costar la cadena perpetua. Joaquín Guzmán Loera fue extraditado por México en enero de 2017 y recluido en el ala más segura del Metropolitan Correctional Center en Manhattan, Nueva York. Desde allí se ha trasladado en varias ocasiones hasta el tribunal que lo va a juzgar para asistir a las audiencias previas. Y lo ha hecho en una caravana espectacular compuesta por varios vehículos blindados y un helicóptero de vigilancia que, como ayer, ha obligado a cortar el puente de Brooklyn para dejarle libre el paso.

El conocido como líder del Cártel de Sinaloa se enfrenta a once cargos por narcotráfico, conspiración y lavado de dinero. Como jefe del cartel, sería responsable de dirigir una red que desde 2003 habría exportado y distribuido a EE UU 457 toneladas de cocaína, heroína, marihuana y metanfetaminas. La aprobación de uno solo de estos cargos le supondría la cadena perpetua. En ningún caso se contempla la pena de muerte, cuya exclusión se pactó en la orden de extradición.

Protección al jurado

La defensa del 'Chapo' intentará presentarlo como un mando intermedio de la organización criminal, pero tendrá enfrente potentes testimonios de exsocios, subordinados o rivales, algunos de los cuales están encarcelados en EE UU y testificarán para el Gobierno a cambio de beneficios en sus penas. Sus nombres se mantienen en secreto y ellos bajo estricta protección para evitar que sean agredidos.

En la misma situación de vulnerabilidad se encuentran los miembros del jurado, cuya selección final se inició ayer y se completará esta semana. De las mil personas tanteadas inicialmente, unas 65 serán entrevistadas ahora para conformar el grupo de doce jurados y seis suplentes en cuyas manos está el futuro de Guzmán. Una responsabilidad que conlleva un despliegue de seguridad sin precedentes. La selección se está llevando a cabo fuera de la vista del público y solo cinco periodistas tienen acceso a esas sesiones para luego informar al resto de sus colegas. Los nombres de los miembros del jurado y sus datos personales no se darán a conocer, y acudirán a la corte de Brooklyn custodiados por marshalls.

El juez del caso, Brian Cogan, ha rechazado las protestas de la defensa que considera que estas medidas excepcionales perjudican a su cliente al prejuzgar que es un hombre peligroso para testigos y jurado. Por el contrario, Cogan ha dado por bueno el temor expresado por la Fiscalía y ha garantizado la protección de todos los implicados en este juicio, que puede durar entre tres y cuatro meses.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos