'Naranja mecánica' en un pueblo del sur de Italia

Un grupo de 14 jóvenes, entre ellos doce menores de edad, secuestran y torturan a un hombre de 66 años hasta provocarle la muerte

DARÍO MENOR CORRESPONSAL ROMA.

Antonio Cosimo Stano, un hombre de 66 años con problemas mentales, murió el martes en la provincia de Taranto, situada en el tacón de la 'bota' que forma la península italiana, a consecuencia al parecer de las heridas provocadas por las palizas que durante días le propinó un grupo de catorce jóvenes, doce de ellos menores de edad. Los muchachos, que están siendo investigados por la policía, habrían mantenido atado durante días a su víctima en un silla situada en su propia vivienda, donde le torturaban y pegaban mientras le grababan con sus teléfonos móviles. Las imágenes no tardaron en circular por las redes sociales. Los chicos pueden ser acusados de homicidio, acoso, lesiones, robo y allanamiento, entre otros delitos.

Según el diario local 'La voce di Manduria', la localidad de Taranto donde vivía Stano, los videos grabados por los jóvenes son de una enorme violencia y recuerdan a 'La naranja mecánica', la célebre película de Stanley Kubrick. En las imágenes se ve cómo le exigen a su víctima dinero y le propinan patadas, puñetazos y golpes con palos. Al parecer también le impedían que se alimentara.

Cuando agentes de la policía entraron el 6 de abril en su vivienda después de ser alertados por los vecinos, lo encontraron atado a una silla, donde llevaba postrado probablemente desde hacía días. Lo llevaron de inmediato a un hospital, donde fue sometido a dos operaciones por una perforación gástrica y una hemorragia intestinal, pero no pudo recuperarse y murió dos semanas después. Se espera que en menos de dos meses se conozcan los resultados de la autopsia a la que ha sido sometido el cadáver para confirmar el motivo del fallecimiento.

LA CLAVE Los adolescentes acosaban a la víctima, que padecía problemas mentales, desde hacía varios años

Stano era víctima habitual del maltrato de este grupo de chicos al menos desde 2012, según sus vecinos, que explicaron en los medios locales que también le pegaban cuando se lo encontraban por las calles de Manduria.

Penas ejemplares

Varias veces fueron advertidas tanto las fuerzas de seguridad como las familias de los jóvenes, pero no cesaron los episodios violentos contra este hombre cuya muerte ha causado una gran conmoción en Italia.

El ministro del Interior, Matteo Salvini, dijo que si se confirma la culpabilidad de los catorce muchachos, todos ellos deben recibir «penas ejemplares», también los que no han cumplido aún los 18 años de edad. «Frente a tanta violencia para mí no existe distinción entre menores y mayores de edad», comentó el líder de la Liga y viceprimer ministro del Gobierno de coalición con el Movimiento 5 Estrellas.