La muerte de la primera víctima de ébola en Goma aumenta el miedo a su expansión

GERARDO ELORRIAGA

La primera persona infectada por ébola en la ciudad congoleña de Goma falleció ayer cuando era trasladada a un centro para su tratamiento. Las autoridades locales llamaron a la calma a la población y el gobernador de la provincia de Kivu Norte explicó que se trata de un caso «importado» y rápidamente identificado y aislado, pero la Organización Mundial de la Salud describió la evolución de la situación como «muy preocupante» y decidirá hoy si califica la crisis como emergencia mundial sanitaria. La llegada de la enfermedad a una urbe habitada por entre uno y dos millones de personas y ligada a tráficos comerciales internacionales cambiaría el proceso de lucha contra la epidemia. El pastor murió cuando era conducido a Butembo, epicentro del brote y probable lugar del contagio, para ser tratado con medios especializados. La información proporcionada por las autoridades asegura que el afectado sintió los primeros síntomas el día 9, mientras se hallaba en una misión especial en la zona, pero no cambió su agenda.