Mueren dos soldados franceses en el rescate de cuatro rehenes en el Sahel

Los turistas franceses Laurent Lassimouillas (izquierda) y Patrick Picque, en un lugar sin identificar. :: afp/
Los turistas franceses Laurent Lassimouillas (izquierda) y Patrick Picque, en un lugar sin identificar. :: afp

Los liberados en Burkina Faso son dos turistas galos raptados el 1 de mayo y dos mujeres en poder de los terroristas desde hace un mes

PAULA ROSAS PARÍS.

Cuatro rehenes secuestrados por milicias yihadistas fueron rescatados ayer en Burkina Faso gracias a una compleja operación del Ejército francés en la que murieron dos soldados galos. Dos de los rehenes, turistas franceses, habían sido raptados durante un safari por el norte de Benin la semana pasada. Su guía local fue asesinado. Dos mujeres, una estadounidense y una surcoreana, han sido también liberadas. En la operación de rescate han muerto cuatro terroristas, según el Elíseo.

La operación se precipitó el pasado jueves tras conocerse que los rehenes estaban a punto de ser trasladados a Malí para ser entregados a miembros de la katiba Macina, uno de los grupos yihadistas que operan en esta región. Se trataba de la «última oportunidad» de recuperarlos en territorio de Burkina Faso, reconoció el jefe del Estado Mayor francés, François Lecointre, ya que si hubieran cruzado la frontera «habría sido imposible organizar ningún tipo de operación de liberación». Con esta información, y sin tiempo alguno que perder, el presidente Emmanuel Macron dio luz verde a la compleja y arriesgada misión el mismo jueves.

Durante el rescate de los franceses, los militares se encontraron por sorpresa con que los secuestradores también retenían a dos mujeres que llevaban en sus manos casi un mes, y de las que el Ejército francés no tenía noticias. Ambas pudieron también ser puestas a salvo.

Cédric de PierredepontAlain Bertoncello

Emoción

Emocionados casi hasta las lágrimas, Lecointre y la ministra de los Ejércitos, Florence Parly, desgranaron ayer los detalles de una operación definida como «una auténtica proeza» debido al «inmenso valor y al heroísmo» de los dos oficiales del comando de operaciones especiales, Cédric de Pierredepont y Alain Bertoncello, que perecieron en el asalto, según relató la ministra. Macron presidirá la semana que viene, en el palacio de los Inválidos, una ceremonia de homenaje a los soldados muertos y recibirá hoy a los dos rehenes franceses, Patrick Picque y Laurent Lassimouillas, y a la surcoreana en el aeropuerto militar de Villacoublay. La liberada estadounidense va a ser repatriada a su país.

Gracias a la información recabada desde el secuestro, el pasado 1 de mayo, de los turistas galos, principalmente procedente de los servicios de Inteligencia estadounidenses, las autoridades francesas pudieron seguir la pista de los secuestradores, que parecían querer dirigirse a Malí. El jueves eligieron un sitio para descansar que resultó propicio para llevar a cabo el asalto. En plena noche, un comando de la Task Force Sabre, la rama de operaciones especiales del Ejército francés desplegado en el Sahel, consiguió penetrar en el silencio más absoluto en el campamento de los yihadistas, «a pesar de la presencia de un centinela que vigilaba y que no les detectó durante su acercamiento», relató con emoción el jefe del Estado Mayor. Los dos militares que fallecieron en el ataque «no dudaron ni un segundo ante los terroristas y protegieron a los rehenes a cambio de su propia vida», reveló Parly. Dos secuestradores consiguieron escapar.

No está claro a qué célula pertenecen los terroristas, aunque la ministra recordó que en la zona operan principalmente dos movimientos yihadistas, uno afiliado a Al-Qaida y el otro al Estado Islámico. Francia tiene desplegados en el Sahel a 4.500 militares miembros de la operación Barkhane, que tiene por objetivo luchar contra el terrorismo.