Miles de personas se suman a la lucha de los ecologistas en un bosque alemán

JUAN CARLOS BARRENA BERLÍN

. Miles de personas se sumaron ayer a una marcha de protesta contra el desalojo del bosque de Hambach y su prevista tala por la compañía energética RWE para ampliar una enorme mina de extracción de carbón a cielo abierto. La llegada de refuerzos para los activistas que desde hace más de seis años viven encaramados a las copas de los árboles en cabañas aéreas complicó y complica la 'limpieza' del bosque, que comenzó el pasado jueves y se desarrolla lentamente, pese a participar en la operación cientos de policías llegados de toda Alemania.

Numerosos participantes en la protesta solidaria, a la que se sumaron entre 4.000 y 9.000 personas, según cifras de las autoridades y los organizadores, respectivamente, consiguieron romper el cordón policial que rodea el bosque y sumarse a los ecologistas que resisten en su interior. Cientos de manifestantes acudieron a la concentración con retoños de árboles que plantaron masivamente en aquellas zonas donde el personal de RWE había comenzado ya la tala del bosque, situado entre las ciudades de Aquisgrán y Colonia, en el Estado federado de Renania del Norte Westfalia. Una portavoz de la Policía señaló que en cuatro días de operación de desalojo se ha logrado evacuar por la fuerza y derribar 18 de las cerca de 60 cabañas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos