Macron y Trump demustrán su buena relación compartiendo la idea de un nuevo acuerdo nuclear con Irán

Vestidos de gala Trump y Melania han recibido con todos los honores a Macron y Brigitte. De nuevo con besos, abrazos y caricias antes de la primera cena de Estado de la Era Trump, con la que los dos presidentes han sellado su romance político. Después de un día cargado de incontables muestras de cariño, a pesar del sombrero de ala ancha de Melania. Con el presidente de Estados Unidos fiel a su estilo sacudiéndole la caspa del hombro a su invitado mientras aguantaba el tipo con una sonrisa. Pero más allá de la demostración pública de la buena relación que les une a ambos. Uno de los objetivos de la visita del francés ha sido tratar de convencer a Trump de que no se retire del acuerdo nuclear con Irán, pero al final ha acabado cediendo ante la idea del presidente norteamericano. "Queremos a partir de ahora trabajar en un nuevo acuerdo" ha anunciado Macron desmarcándose de la postura mantenida por los países europeos, contrarios a cambiarlo y aproximándose a su homólogo estadounidense, que ha calificado el pacto de "ridículo, demencial y ruinoso".  Además de lanzar una seria advertencia a Teherán de que si reactiva el programa atómico "habrá un problema mayor que nunca".  El 12 de mayo es la fecha límite para que Trump tome una decisión.