El 'lanzamiento de batidos' alcanza de lleno a Farage

A principios de mes recorrió la red un vídeo de un ciudadano oriental que lanzaba una bebida al ultraderechista Tommy Robinson. La siguiente víctima fue el candidato de UKIP Carl Benjamin. Y ayer, un batido de «plátano y caramelo salado» borró la eterna sonrisa del rostro de Nigel Farage. El hombre que lo arrojó terminó detenido por «asalto común». Y los guardaespaldas del líder del Partido del Brexit también se llevaron lo suyo. «Es un fracaso total, podríais haberlo visto a una milla de distancia», bramó Farage después del incidente en Newcastle.