Johnson anuncia mano dura para combatir la «sensación de impunidad» de los delincuentes

El primer ministro británico, Boris Johnson, en una imagen del pasado 3 de julio. :: Simon Dawson / reuters/
El primer ministro británico, Boris Johnson, en una imagen del pasado 3 de julio. :: Simon Dawson / reuters

El primer ministro pide que el Parlamento dote de mayores poderes a la Policía y anuncia la creación de 10.000 plazas carcelarias

KANISHKA SINGH / AGENCIASLONDRES.

Boris Johnson nunca ha tenido reparos en confesarse seguidor de Donald Trump. La manera de afrontar la política del presidente estadounidense parece ser también la suya y, como demostró ayer, el primer ministro de Reino Unido comparte asimismo la afición a la mano dura del norteamericano a la hora de afrontar la delincuencia.

Para ello, Johnson ha anunciado que en los próximos días pedirá al Parlamento un endurecimiento de las leyes y comunicó que asimismo es su intención ampliar las capacidades de las prisiones británicas mediante la creación de 10.000 nuevas plazas carcelarias. En declaraciones realizadas a los medios de prensa locales, el sustituto de Theresa May detalló que para la modernización de las prisiones el Ministerio de Economía dirigido por Sajid Javid ha dispuesto una partida de 2.500 millones de libras esterlinas, cifra equivalente a unos dos mil 2.660 millones de euros.

El inquilino del número 10 de Downing Street también expresó su convencimiento de que las autoridades policiales deben contar con mayores prerrogativas y poderes de detención y registro para combatir a la delincuencia. En este sentido llamó a fortalecer las legislaciones contra delincuentes sexuales e individuos que porten en las calles armas blancas como cuchillos y navajas.

LA CLAVE«Quiero que sean los criminales quienes estén asustados, no los ciudadanos»

El líder conservador, de 55 años, quien el pasado 24 de julio fue investido en el cargo, además de prometer la salida de Reino Unido de la Unión Europea el 31 de octubre, enfoca su discurso en la lucha contra el delito para acabar con lo que considera una «sensación de impunidad» por parte de los criminales que actúan en territorio británico.

«Debemos mostrar mano dura contra todo tipo de crimen. Eso significa mano dura contra todos los delincuentes. Debemos cambiar el actual equilibrio del miedo. Quiero que sean los criminales quienes estén asustados, no los ciudadanos», indicó Johnson en un artículo publicado en el tabloide 'Mail on Sunday'.

El jefe de Gobierno ya había anunciado en julio sus planes para reclutar a 20.000 nuevos policías en tres años con el objetivo de poner fin a «una creciente cultura de la insolencia de los delincuentes completamente fuera de lugar». «Es vital que reciban la sentencia que merecen», añadió.

«Sí, a corto plazo significará más presión sobre nuestras cárceles, y por eso hoy también anuncio que estamos creando otros 10.000 nuevas plazas en nuestras cárceles», escribió el primer ministro en su columna. En Reino Unido se registraron 43.516 delitos con arma blanca en los doce meses previos a marzo de 2019, un aumento de más del 80 % respecto al mismo periodo cinco años atrás, cuando se contabilizaron 23.945 crímenes con cuchillos.

La oposición laborista ha sostenido que una de las razones del aumento de la criminalidad es la caída en el número de agentes de Policía en el último decenio. Según los datos, entre marzo de 2010 y el mismo mes de este año, las fuerzas de seguridad en Inglaterra y Gales han perdido 20.564 miembros, según cifras del Ministerio de Interior.

No obstante, la portavoz laborista Diane Abbott criticó ayer las soluciones «draconianas» que propone Johnson. «Han optado por parecer duros, en lugar de afrontar las verdaderas causas de la criminalidad», defendió.