El jefe de la inteligencia alemana duda de la 'cacería' de extranjeros en Chemnitz

R. C. DRESDE.

El jefe de los servicios de Inteligencia de Alemania, Hans-Georg Maassen, puso en duda ayer que se hayan producido persecuciones contra inmigrantes en la localidad sajona de Chemnitz, contradiciendo así a la canciller Angela Merkel, quien ha lamentado las «imágenes de odio» difundidas la última semana en el país. Maassen declaró al diario 'Bild' que comparte «el escepticismo sobre las informaciones en torno a personas de extrema derecha persiguiendo a gente en Chemnitz» y consideró que el vídeo que supuestamente recoge estas persecuciones podría haber sido objeto de maniobras de «desinformación». Un portavoz de la Fiscalía de Dresde, que evalúa estas grabaciones, apuntó esta semana que en la parte revisada «no se ha encontrado ninguna evidencia de que pudiera haber habido tales persecuciones».

Estas declaraciones contrastan con las de Merkel, quien reiteró el miércoles que las imágenes de las protestas en la localidad sajona mostraron «muy claramente» la «persecución de personas inocentes». Por el contrario, Maassen explicó ayer que «la agencia de inteligencia no tiene información fiable sobre estas persecuciones» y recalcó que no hay pruebas de que el vídeo sea auténtico. «A raíz de mi cautelosa valoración, hay buenas razones para creer que se trata de desinformación intencionada, posiblemente para distraer la atención pública del asesinato en Chemnitz», zanjó Maassen.

El 26 de agosto, un joven de 35 años nacido en la localidad sajona, de padre cubano, fue asesinado a primera hora de la madrugada. Otros dos alemanes resultaron gravemente heridos en el ataque, en el que se emplearon cuchillos. La detención de dos sospechosos, solicitantes de asilo, desencadenó una serie de manifestaciones contra los extranjeros convocadas por la ultraderecha en Chemnitz.

Quejas de la prensa

Las palabras del jefe de Inteligencia fueron contestadas por la Federación de Periodistas alemanes. «Ante sus dudas, están los testimonios de periodistas» en el lugar, que asistieron a las escenas y fueron incluso agredidos, dijo la organización en un comunicado.

La Policía de Chemnitz informó asimismo sobre denuncias presentadas por un joven afgano, un búlgaro y un sirio por agresiones sufridas el día de la primera marcha en la ciudad, organizada por la extrema derecha el mismo 26 de agosto horas después del homicidio.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos