Irán y EE UU trasladan su pulso al organismo de la Energía Atómica

La sesión extraordinaria se convierte en un cruce de acusaciones y amenazas sin lograr que Teherán vuelva al Acuerdo nuclear

MIKEL AYESTARÁN CORRESPONSALJERUSALÉN.

Irán y Estados Unidos trasladaron su pulso a la sede del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA). La Junta de Gobernadores de esta agencia de la ONU celebró una reunión extraordinaria a petición de Washington que, un año después de salirse del acuerdo atómico e imponer de nuevo sanciones, denuncia ahora que Irán se está alejando de los límites acordados. Según Jackie Wolcott, embajadora estadounidense en este foro, la república islámica «no tiene una razón creíble para ampliar su programa nuclear y no hay otra forma de interpretar esto que como un crudo y transparente intento de chantajear a la comunidad internacional».

Desde Teherán le respondieron de forma inmediata para recordarle que fue Washington el que primero violó el compromiso acordado en Viena en 2015 e insistieron en que están dispuestos a volver a los límites del acuerdo «si todas las partes cumplen con sus obligaciones».

El OIEA confirmó de manera oficial lo que los iraníes ya habían anunciado. La república islámica supera la cantidad de 300 kilos de uranio enriquecido almacenado fijada por el acuerdo, y también enriquece uranio a un nivel superior al 3,67%. Fuentes diplomáticas elevaron a 4,5% el nuevo grado al que los iraníes habrían llegado. Estos dos pasos tienen el objetivo de presionar a Europa para que mueva ficha y adopte medidas que les permitan superar los castigos de Donald Trump, pero hasta ahora esas ayudas no llegan. El último esfuerzo diplomático para intentar salvar el pacto fue el de Francia, que envió una delegación a Teherán para rebajar la tensión de las últimas semanas, pero los iraníes exigen medidas concretas y no solo buenas palabras.

Seguridad marítima

En el transcurso del encuentro, los representantes de Irán trasladaron a los franceses que «Estados Unidos ha secuestrado la independencia de Europa y la Unión Europea debería hacer frente al unilateralismo estadounidense para defender su propia identidad».

El fracaso de Francia se suma a los anteriores de Alemania y Japón, que tampoco lograron avance alguno. En lugar de la negociación, lo que domina ahora son las amenazas de uno y otro lado y Hasán Rohani advirtió a Reino Unido de que tendrá que afrontar las «consecuencias» por haber interceptado el superpetrolero 'Grace 1' en Gibraltar. El presidente iraní, que aprovechó también para denunciar la «ocupación ilegal» de la colonia por parte de los británicos, dijo a Londres que «ustedes son los iniciadores de la inseguridad y se darán cuenta de las consecuencias más tarde».

Teherán sostiene que la orden para apresar el 'Grace 1', que se dirigía a Siria, llegó del Pentágono y este incidente eleva la tensión en el mar después de los seis ataques sufridos por petroleros en el golfo de Omán de los que se culpan estadounidenses e iraníes mutuamente.

Con el objetivo de garantizar la seguridad marítima, el jefe del Estado Mayor de Estados Unidos, Joseph Dunford, reveló que «estamos en contacto con varios países para ver si podemos crear juntos una coalición que garantice la libertad de navegación en los estrechos de Ormuz y Bab el-Mandeb».

Una coalición para la que «identificaremos durante las próximas dos semanas a las naciones que tienen la voluntad política» de formar parte de este proyecto.