Una inédita disputa entre jueces mantiene a Lula a un paso de salir en libertad

El magistrado Sergio Moro, que condenó al expresidente de Brasil, bloquea una orden para su excarcelación

MARCELA VALENTE

buenos aires. Una inédita pugna entre magistrados mantenía anoche al expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, a un paso de dejar la prisión de Curitiba en la que fue confinado el 7 de abril tras un polémico proceso por presunta corrupción y blanqueo de dinero. De manera inesperada, un magistrado suplente del Tribunal Regional Federal 4 de Porto Alegre aceptó una petición de hábeas corpus a favor de Lula y ordenó a la Policía Federal que lo ponga en libertad. Pero una maniobra del juez Sergio Moro mantenía anoche paralizada la acción.

Moro sentenció a Lula en primera instancia a nueve años de prisión. Luego el Tribunal 4 de Porto Alegre ratificó la condena y aumentó la pena a 12 años y medio. Y el Supremo Tribunal Federal negó al exmandatario un hábeas corpus. Sin embargo, el juez Rogerio Favreto aceptó ayer los argumentos de un grupo de diputados del Partido de los Trabajadores (PT). Uno de los fundamentos sostiene que Lula es aspirante a la presidencia y está siendo privado de hacer campaña. El exmandatario no sólo es precandidato del PT sino favorito para las presidenciales del 7 de octubre según las encuestas.

Pese a estar de vacaciones en Portugal, Moro consideró que Favreto era «incompetente» para intervenir y pidió a otro juez del mismo tribunal, Joao Gebran Neto, que se manifestara. Neto también estaba descansando pero se pronunció en contra de la libertad del exmandatario. Y pidió a la Policía Federal «que se abstenga de practicar cualquier acto que modifique la decisión del tribunal» que ratificó la condena en segunda instancia. Pero Favreto, un par de Neto, redobló la apuesta.

El magistrado reiteró que la orden de revocar la prisión que había emitido al principio era «de inmediato cumplimiento». También juristas y dirigentes del PT se sumaron a la presión para liberar a Lula argumentando la parcialidad de Moro y de Neto contra el reo. Más tarde, Favreto emitió un tercer comunicado en el que ordenó liberarlo en una hora.

Gleisi Hoffmann, senadora y presidenta del PT, sostuvo que la resistencia a cumplir la orden de Favreto es «ilegal» y «rompe con las garantías constitucionales y el derecho».

La dirigente, junto con el Frente Brasil Popular, convocó a los brasileños a las calles para exigir la libertad de su líder.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos