Guaidó manda enviados a Noruega, pero dice que no negociará con Maduro

El dirigente opositor insiste en una «agenda clara» de «cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres» en Venezuela

DAGOBERTO ESCORCIA BOGOTÁ.

Juan Guaidó, presidente interino de Venezuela, confirmó que tiene tres enviados especiales en Noruega con el fin de convenir un acuerdo que permita el cese de la «usurpación» del régimen de Nicolás Maduro, un gobierno de transición y la convocatoria de elecciones libres. Guaidó, no obstante, negó que Stalin González, Gerardo Blyde y Fernando Martínez Mottala hayan negociado o dialogado con los representantes del Ejecutivo de Maduro, que también se encuentran en el país nórdico. «Doy gracias al Grupo de Contacto, al Grupo de Lima, a Canadá y Estados Unidos y también a Noruega, que intenta una mediación. Todo aquel que se sume al proceso de liberación de Venezuela a través de la estrategia que hemos planteado será bienvenido», señaló el máximo opositor de Maduro. Los representantes del líder chavista son el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez, y el gobernador del Estado de Miranda, Héctor Rodríguez.

«La agenda es muy clara», manifestó Juan Guaidó. «Cese de la usurpación, gobierno de transición y elecciones libres. El martes me preguntaron y dije: 'Hay unos enviados en Noruega'. Pero también dije que no nos prestaríamos para ninguna negociación que no sea con la ruta planteada».

El también presidente de la Asamblea Nacional, de mayoría opositora y cuyos diputados están sufriendo presiones del Gobierno de Maduro, insistió en señalar que no había ningún tipo de negociación, y aclaró que se trataba de «un esfuerzo de Noruega por mediar en la situación desde hace meses». La reunión de Oslo, que se mantenía en secreto, es la segunda que se lleva a cabo a invitación del Gobierno noruego, y fue revelada por la agencia de noticias Reuters y la cadena de la radiotelevisión noruega, NRK.

Pulso dialéctico

Sin embargo, fuentes de la diplomacia de este país se negaron a confirmar o desmentir la mediación en este acercamiento entre Maduro y Guaidó, después del pulso dialéctico que mantienen desde hace muchos meses y que vivió su momento más grave el pasado 30 de abril, cuando el presidente interino llamó al alzamiento cívico-militar contra Maduro desde el exterior de la base aérea La Carlota, en Caracas. Ese día lo acompañó el dirigente opositor Leopoldo López, que rompió su arresto domiciliario y ahora está refugiado en la Embajada española.

«No hay diferencias entre esta reunión en Noruega u otras. Es la intención de un país, así como la tienen el Grupo de Contacto, el Grupo de Lima, Canadá y otros países en mediar en la crisis. Es una iniciativa más de un país que quiere colaborar», insistió Guaidó en una conferencia de prensa en la que comunicó la libertad del preso político más antiguo del régimen, Juan Simonovis. En la misma comparecencia también confirmó que Carlos Vecchio, su 'embajador' en Estados Unidos, se reunirá el próximo lunes con el Comando Sur.