El Gobierno de Maduro se desmarca de la extraña detención del líder del Parlamento

El opositor Juan Guaidó fue interceptado en una autopista por agentes de Inteligencia que fueron destituidos por la acción, según el Ejecutivo

R. C.

caracas. El presidente del Parlamento de mayoría opositora de Venezuela, Juan Guaidó, fue detenido ayer durante casi una hora por el Servicio de Inteligencia (Sebin), un extraño episodio que mereció la condena internacional y del que el Gobierno de Nicolás Maduro se desmarcó asegurando que fue una acción «unilateral» de los agentes.

Aclamado por cientos de seguidores, Guaidó llegó, apenas quedó libre, a Caraballeda, en el Estado de Vargas, a 40 kilómetros de Caracas, para presidir un encuentro que reunió a centenares de opositores. «Un mensaje a Miraflores (palacio presidencial): el juego cambió, el pueblo está en la calle, aquí están los símbolos de la presión, de la resistencia, de la fuerza. Si querían enviar un mensaje para que nos escondiéramos, aquí está la respuesta del pueblo. ¡Aquí estamos!», aseguró.

Poco después el Ejecutivo quiso desvincularse de la detención. «Nos enteramos que se había dado una situación irregular donde un grupo de funcionarios actuando de manera unilateral realizó un procedimiento irregular», declaró el ministro de Comunicación, Jorge Rodríguez. El Gobierno lamentó que la detención sirviera para un «show mediático» y agregó que los policías serían «destituidos y sometidos a un procedimiento disciplinario estricto para establecer si se prestaron para este tipo de situaciones».

Juan Guaidó

«Entonces Maduro ya no controla las Fuerzas Armadas, porque se rompió la cadena de mando (...). ¿Quién comanda hoy el régimen? Si ya reconocen que no controlan los organismos de seguridad del Estado tienen un problema muy grave en Miraflores», respondió Juan Guaidó.

Llenar el vacío de poder

El jefe del legislativo, un ingeniero de 35 años, fue detenido en la autopista entre Caracas y La Guaira al ser interceptado por dos camionetas, según su esposa, Fabiana Rosales, «con armas largas y encapuchados», que lo obligaron a bajarse del vehículo en el que se trasladaba al mitin.

El viernes, en otro encuentro de la oposición, Guaidó se había mostrado dispuesto a llenar el vacío de poder que a su juicio hay en Venezuela por un Gobierno que no es reconocido por gran parte de la comunidad internacional.

 

Fotos

Vídeos