Fuerte impacto en la salud de la falta de acceso a medicinas

La imposibilidad de conseguir fármacos para dolencias crónicas como diabetes, hipertensión o VIH devasta la salud de los venezolanos. Según la ONU, unos 2,8 millones necesitan asistencia sanitaria urgente; 1,1 millones son niños menores de cinco años. El país sufre brotes de enfermedades prevenibles y que se consideraban erradicadas, como el sarampión o la difteria. Los casos de malaria crecieron en 2017 un 70% respecto al año anterior.