Francisco expulsa a otros dos obispos chilenos por abuso sexual

R. C. CIUDAD DEL VATICANO.

El Papa Francisco anunció ayer la expulsión de otros dos obispos chilenos por abuso sexual a menores, tras reunirse en el Vaticano con el presidente del país sudamericano, Sebastián Piñera, en un nuevo gesto para acabar con la pedofilia en la Iglesia. Con una nota oficial, la Santa Sede anunció que Francisco José Cox Huneeus, arzobispo emérito de La Serena, y Marco Antonio Órdenes Fernández, emérito de Iquique, fueron apartados del sacerdocio, el mayor castigo que puede aplicar la Iglesia católica.

Los obispos fueron «dimitidos» del estado clerical «como consecuencia de actos manifiestos de abusos a menores», precisó en el comunicado el Vaticano, que cita un artículo específico del documento 'Sacramentorum Santitatis Tutela'. La decisión fue adoptada por el Papa el pasado día 11 y «no admite recurso», aclara la Santa Sede, que indica que los dos obispos fueron informados en sus residencias por sus superiores.

El anuncio, hecho con ocasión de la visita de Piñera al Vaticano, ha sido interpretado como un mensaje concreto de que Francisco está decidido a aplicar con firmeza la «tolerancia cero» contra la pedofilia en Chile. El tema fue abordado por los dos líderes durante la reunión que mantuvieron en la biblioteca privada del Papa.

 

Fotos

Vídeos