El examen de las cajas negras del avión que se estrelló en Etiopía tardará

IVIA UGALDE

Conocer con exactitud qué ocurrió en los minutos previos al fatal desenlace del avión que se estrelló el domingo en Etiopía no será tarea sencilla. Se necesitarán «varios días» para extraer las primeras conclusiones de las 'cajas negras' del Boeing 737 MAX 8. La Oficina de Análisis para la Seguridad de la Aviación Civil de Francia (BEA), el organismo encargado de arrojar luz sobre la catástrofe, así lo alertó ayer tras recibir en París los dos dispositivos, que contienen los parámetros de vuelo así como las conversaciones y alarmas producidas en los instantes finales del siniestro que causó la muerte de las 157 personas que viajaban a bordo.

El estudio de las 'cajas negras' precisará de la creación de equipos de expertos, capaces de descifrar el avanzado 'software' que poseen los Boeing 737 MAX, que han pasado de ser el producto estrella y más novedoso del fabricante estadounidense a convertirse en un modelo vetado en todo el mundo. Incluso por Estados Unidos, que el miércoles sucumbió a las presiones y decidió seguir los pasos de la comunidad internacional al prohibir también las operaciones con este tipo de aparatos, en tierra hasta nuevo aviso.

La complejidad del análisis quedó de manifiesto hace ya un par de días, cuando Alemania reconoció no ser capaz de comprender el novedoso software después de que Ethiopian Airlines, la aerolínea propietaria del aparato siniestrado, le pidiera ayuda. A ello se suma que las 'cajas negras' se vieron «dañadas» ya que el Boeing quedó pulverizado por el enorme impacto, que provocó un cráter al desplomarse, explicó Dan Elwell, responsable interino de la Agencia Federal de Aviación (FAA), el regulador aéreo estadounidense. Ahora será la BEA la que diga la última palabra sobre lo ocurrido.

Siniestros con similitudes

La tragedia de Etiopía ha desatado la psicosis porque ocurrió apenas cinco meses después de que otro Boeing 737 MAX 8 cayera al mar de Java, en Indonesia, causando la muerte de las 189 personas que iban en él. Según pasan las horas, las similitudes entre ambas tragedias aumentan. Los últimos datos, que llevaron al presidente estadounidense, Donald Trump, a cambiar su discurso y ordenar la suspensión de las operaciones con estos aparatos, demuestran que la trayectoria del avión de Ethiopian Airlines fue similar a la del Lion Air accidentado el 29 de octubre. Ambos colapsaron poco después del despegue y los pilotos habían recibido una nueva información del fabricante sobre las particularidades de su último modelo.