Erdogan jura un nuevo mandato como presidente con amplios poderes

El nuevo sistema de gobierno, aprobado en referéndum, deja el Ejecutivo turco en manos del jefe de Estado

R. C. ANKARA.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, inició ayer un nuevo mandato de cinco años con amplios poderes, bajo un nuevo sistema que elimina la figura del primer ministro. Erdogan prestó juramento ante el Parlamento y se comprometió a llevar a cabo su tarea de manera «imparcial», y preservar los principios de la Turquía laica fundada a comienzos del siglo XX por Mustafa Kemal Atatürk. Acompañado por su esposa, Emine, el mandatario fue recibido con una ovación por los representantes de la mayoría presidencial, dominada por los diputados del islamoconservador Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP). En el poder desde 2003, como primer ministro y luego como presidente, Erdogan, de 64 años, fue reelegido el 24 de junio en la primera vuelta de las elecciones con el 52,6% de los votos, muy por delante de los otros candidatos.

El mandatario inauguró con su comparecencia ante los diputados una nueva era en la historia moderna de Turquía, que se entrega a un sistema presidencial. Para ello fue necesaria la revisión de la Carta Magna y la aprobación de su reforma en referéndum el año pasado. En el nuevo régimen, el puesto de primer ministro ha sido suprimido y el jefe de Estado tiene en sus manos el poder Ejecutivo y puede promulgar decretos. También nombra a seis de los 13 miembros del Consejo de Jueces y Fiscales.

El ascenso de Erdogan a esta «superpresidencia» ocurre casi dos años después de una intentona golpista militar, el 15 de julio de 2016, a la que siguió una serie de purgas masivas dentro de las Fuerzas Armadas, la Policía y las administraciones. Decenas de miles de personas fueron detenidas o destituidas de sus cargos. La última de estas purgas masivas afecta a más de 18.000 personas, en su mayoría soldados y policías.

 

Fotos

Vídeos