Trump reducirá las tropas en Afganistán

Donald Trump. /Reuters
Donald Trump. / Reuters

Ultima reducir las 14.000 a 8.000 o 9.000 a cambio de una serie de concesiones por parte de los talibanes y de Al-Qaida, que aún no se han dado a conocer, pero que incluiría negociar el trato final con el gobierno afgano

MERCEDES GALLEGOCorresponsal en Nueva York (EE UU)

He aquí un trato de Trump al que no podrán oponerse los demócratas. Según una primicia del Washington Post, el gobierno ultima reducir las 14.000 tropas estadounidenses destacadas en Afganistán a 8.000 o 9.000, a cambio de una serie de concesiones por parte de los talibanes y de Al-Qaida, que aún no se han dado a conocer, pero que incluiría negociar el trato final con el gobierno afgano.

«Creo que llevamos en Afganistán 18 años y 16 o 17 en Irak», intentó calcular el martes el senador Bernie Sanders durante debate demócrata. «Nos hemos gastado cinco billones de dólares en la guerra contra el terrorismo y probablemente hay más terroristas ahora que cuando comenzamos».

Debe de ser lo único en lo que coincide con el presidente al que quiere suceder. Los tiempos electorales son los que dictan esta retirada parcial. Trump había prometido acabar con esas guerras interminables que han desangrado al país y necesita demostrar a sus seguidores que ha cumplido sus promesas. Otro de sus rivales potenciales, el alcalde de South Bend y veterano de esa guerra Pete Buttigieg, prometió el martes en ese mismo escenario de Detroit que sacará las tropas de Afganistán en su primer año de gobierno, si saliese elegido. «Estamos muy cerca del día en que despertaremos con la noticia de una baja en Afganistán que no hubiera nacido el 11-S (de 2001)», advirtió.

Ni el Pentágono ni los talibanes han querido dar detalles de unas negociaciones que están «80 o 90% ultimadas», dijo la fuente del Washington Post, «pero aún falta mucho hasta que se acuerde ese 10 o 20% faltante».

Por la parte talibán, el portavoz Zabiullah Mujahid dijo estar «muy esperanzado», aunque «todo dependerá de la seriedad de los estadounidenses». Según un tuit de Zalmay Khalilzad, el enviado especial de Trump que lidera las negociaciones, ambas partes volverán a sentar a la mesa el miércoles que viene en Catar, donde podría finalizarse el acuerdo.

Algunos altos mandos del Pentágono creen que es preferible dejar algunas tropas para misiones antiterroristas que puedan luchar contra el Estado Islámico y Al-Qaida. Como parte del acuerdo los talibanes tendrían que romper con esta última organización terrorista y plantarse contra el Estado Islámico, una voluntad de la que dudan altos cargos estadounidenses.

En teoría no habría rendición, ninguna de las partes podría clamar victoria, aunque el gobierno afgano, con el que los talibanes no quieren negociar al considerar que está puesto por Washington, se advierte de que «los estadounidenses llaman a esto 'negociaciones de paz' pero los talibanes claramente lo perciben como 'retirada'».

Cerca de 2.400 soldados estadounidenses han muerto en Afganistán y más de 20.000 han resultado heridos. La lista de civiles es aún más larga, siendo el año pasado el primero en que las fuerzas de la OTAN causaron más muertes de civiles que los talibanes, con un total de 3.804. El año más mortal para la población desde la invasión de 2001.