EE UU preocupado por la disidencia cubana en vísperas del diálogo con La Habana

Raúl Castro /
Raúl Castro

El régimen de la isla pide a Washington que saque al país de la lista de patrocinadores de terrorismo como condición para avanzar en la reapertura de embajadas

AGENCIAS LA HABANA

El Gobierno estadounidense se mostró "profundamente preocupado" por la detención de decenas de disidentes en Cuba , en vísperas de que este viernes acoja en Washington el diálogo para la normalización de sus relaciones.

"Estamos profundamente preocupados por el repetido uso de las detenciones arbitrarias, y a veces de la violencia, por parte del Gobierno de Cuba para silenciar las críticas, interrumpir reuniones pacíficas e intimidar a ciudadanos", dijo un portavoz del Departamento de Estado que pidió no ser identificado. La fuente dijo que Washington "está al tanto" de las informaciones de prensa que hablan de la detención de más de cien activistas antigubernamentales cubanos por parte del Gobierno.

La Comisión Cubana de Derechos Humanos y Reconciliación Nacional (CCDHRN) denunció este lunes que el pasado fin de semana se produjeron en la isla al menos 200 detenciones temporales de disidentes y activistas, si bien todos se encuentran ya en libertad.

"Su falta de respeto por estos derechos (de reunión y expresión) contraviene las normas y compromisos hemisféricos", agregó el portavoz, cuyas declaraciones se producen en vísperas de que este viernes se celebre la segunda ronda del dialogo bilateral para la normalización de relaciones.

"Pedimos al Gobierno cubano acabar con su habitual práctica de las detenciones arbitrarias y respetar los derechos humanos de los ciudadanos de Cuba ", así como cumplir sus obligaciones y compromisos internacionales, afirmó el funcionario estadounidense.

El portavoz dijo que la nueva política del Gobierno de EE.UU. hacia Cuba busca "dar más poder a los cubanos de modo que tengan más capacidad de promover cambios positivos para avanzar", y promover su independencia "para que no tengan la necesidad de ser dependientes del Estado" Estados Unidos y Cuba reanudarán este viernes su diálogo en Washington, después de haber mantenido el 21 y 22 de enero pasado una primera toma de contacto en La Habana.

Las embajadas

Los dos países buscan cerrar un acuerdo sobre un marco político que permita la apertura de sendas embajadas en las dos capitales, con el propósito de facilitar la fluidez de los diálogos y que esto ayude a la normalización de relaciones.

Para ello, el Ejecutivo de La Habana reclama a EE UU que saque a Cuba de su lista de países patrocinadores del terrorismo y levante el embargo económico, mientras que para Washington el respeto a los derechos humanos y la libertad de expresión se erigen como uno de los mayores escollos para el entendimiento.