El derrumbe de una escuela nigeriana atrapa a decenas de alumnos

Decenas de personas asisten a las tareas de búsqueda. :: reuters/
Decenas de personas asisten a las tareas de búsqueda. :: reuters

Al menos doce menores murieron y los equipos de rescate recuperaron a cuarenta con vida en un edificio que había sido declarado en ruina

G. ELORRIAGA

Doce alumnos que asistían a clase en una guardería y escuela primaria de la metrópoli nigeriana de Lagos murieron ayer en el derrumbe del edificio de cuatro plantas, que también albergaba viviendas. Los equipos de rescate consiguieron recuperar con vida a cuarenta menores y temen que haya decenas de niños y adultos atrapados bajos los escombros. El colapso se produjo cuando, según estimaciones, se encontraban unas cien personas en el interior del inmueble.

El edificio había sido declarado en ruina y se hallaba pendiente de demolición, pero, según los vecinos de la calle Mercey, sus propietarios se jactaban de haber conseguido su mantenimiento tras haber pagado sobornos a los funcionarios encargados de la piqueta. El desastre tuvo lugar en Ita-faji, en el archipiélago que constituyó la primera zona de asentamiento de esta megaurbe, situada en el litoral meridional del país. Sus residentes también habían denunciado la edificación de iglesias y colegios de grandes dimensiones en un suelo poco propicio a la construcción en altura y, además, afectado por la creciente erosión marítima. El aumento del nivel de las aguas oceánicas constituye un fenómeno constatado en el golfo de Guinea.

El desastre refleja la precaria situación de esta conurbación gigantesca. El 66% de los habitantes de la denominada 'megaurbe de los slums' vive en la miseria y sin acceso a servicios básicos. La violación de las normas urbanísticas y la precariedad de los materiales utilizados explican la abundancia de accidentes similares.

17 millones de habitantes

Hace cinco años, el repentino desplome de una residencia para visitantes de la congregación del pastor evangelista TB Joshua provocó la muerte de 116 personas. La justicia aún no ha precisado responsabilidades penales, aunque hay constancia de que, tras su apertura, se levantaron otros dos pisos sin reforzar la estructura.

Lagos, capital del país africano hasta 1976, se extiende sobre más de 1.100 kilómetros cuadrados, un superficie similar a la de Los Ángeles pero con una población mucho mayor. El Gobierno regional habla de 17 millones de habitantes, mientras que el nacional eleva el número hasta los 21 millones. El motor de Nigeria, responsable de la cuarta parte de su Producto Interior Bruto, sufre las consecuencias de un crecimiento anárquico, con elevadas tasas de hacinamiento y contaminación ambiental. Las diferencias sociales son abrumadoras. La creación de Eko Atlantic City, un barrio de lujo ganado al mar, contrasta con suburbios como Makoko, un villorrio flotante de pescadores rodeado de pestilentes aguas negras.

La antigua capital de la colonia británica surgió en la isla del mismo nombre en la bahía de Benin, creció sobre el archipiélago y penetró desordenadamente en las tierras continentales. Cada día, unos 3.000 emigrantes llegan de todo el país hasta el corazón administrativo y comercial. El área urbana es la mayor de todo el continente.